El mismo de la otra vez

La vida del mundo futuro

Estoy seguro de que hay vida después de la muerte, hay varias posturas sobre cómo será, también hay quienes piensan que después de aquí, no hay nada, simplemente al morir yo, todo termina. En lo personal, voy con el pensamiento de “la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro”, voy con esta manera de pensar, porque en estos momentos es la que mejor comprendo, es la más sencilla y la que me da una razón para seguir, insistir, lograr y conseguir.Sin lugar a dudas, somos una especie por momentos incomprensible, en muy poco tiempo hemos logrado increíbles avances tecnológicos que nos han llevado a que lo último en tecnología se vuelva obsoleto en unos cuantos meses, los avances en este ramo son incuestionables, en cambio espiritualmente y humanamente seguimos en la edad de piedra, no hemos evolucionado absolutamente nada, seguimos promoviendo guerras injustificadas, el abuso en contra del débil por el más fuerte es asunto de todos los días, el hombre traiciona a su mujer y viceversa, el hermano mata a su hermano y prevalece en todo momento la ley del más fuerte.Teniendo la tecnología para alimentar a toda la población mundial, más de la mitad padece hambre, gracias a los avances tecnológicos hemos logrado inventar aviones, trenes, barcos, carreteras que muy pocos privilegiados pueden disfrutar, contamos con el equipo y la maquinaria para crear grandes centros vacacionales que están limitados al 20% de la población mundial. Vivimos en un mundo maravilloso que muy pocos conocen, la gran mayoría seguimos limitados a lo que unos cuántos nos permiten hacer.Las carencias que vivimos en la actualidad, son de toda la vida, las guerras estallan por cualquier excusa, Griegos contra Troyanos, Egipcios contra Romanos, la batalla de Waterloo, Palestinos en contra de Israelitas, dos guerras mundiales, vivimos en un mundo plagado de envidias, engaños y mentiras, buscamos a toda costa sobresalir para gozar de los privilegios que todos deberíamos de gozar si fuéramos solidarioso si la evolución tecnológica se hubiera llevado también en el tema espiritual.Estoy convencido que la razón para estar aquí y pasar por este mundo, en el cuál hemos dejado a un lado el sentimiento de humanidad yde espiritualidad, sustituyéndolo por el poder y el tener, es para aprender a dar lo que en un momento recibí, y aprender a recibir lo que la vida me puede dar, a dejar a un lado el egoísmo, comprender que ni los continentes ni los países dividen, tampoco las ideologías o las religiones nos enfrentan, en lo esencial, todos somos iguales y la inmensa mayoría buscamos lo mismo, hay unos cuantos empeñados en que la espiritualidad y el humanismo no se manifiesten.Nuestra región, vive momentos muy difíciles, nuestra economía está quebrada gracias a la irresponsabilidad de unos cuantos que se creen privilegiados y que se aprovechan del temor y la pasividad de muchos, abusan sin medir las consecuencias de gente tolerante que como todo tiene un límite. Así se han presentado los eventos a través de la historia, revoluciones van y vienen, dictaduras florecen y caen por su propio peso, lo que no podemos asegurar, es que este mundo sea injusto, cada quien tiene lo que merece y cada quien se encarga de proveerlo. Si no estás contento con lo que recibes, es porque no das lo que puedes, es el momento de cambiar. Comienza por hacer lo que te dicta tú consciencia, la tienes, ¡úsala! Es parte de tu espiritualidad. 



rsegura57@gmail.com