El mismo de la otra vez

Tal vez no se presente otra oportunidad

Hoy por la mañana, sintonicé un programa local de radio, andaba en el carro, así que lo escuchaba en partes, me llamó la atención la cantidad tan grande de tiempo que le dedicaron al tema del presidente Enrique Peña, a su esposa y los problemas que les ha generado la famosa casa blanca, de ahí se han difundido una gran cantidad de cuestionamientos, dudas, molestias, desconfianza y la seguridad de que en el país no hay servidores públicos honestos y confiables.El programa se centraba en una valiente petición que está haciendo un catedrático de la UNAM a Hacienda, para comprobar que la esposa del Presidente pagó los impuestos por el contrato de exclusividad que dice haber firmado con Televisa y el cuál le permitió “adquirir” una casa de siete millones de DÓLARES.Si esto se está haciendo a nivel nacional y con el mismísimo Presidente de la República, ¿Por qué los Laguneros, no podemos hacer lo mismo y exigir que nuestras “autoridades” sean transparentes?Es una tristeza que genera indignación, el conocer, que las “autoridades” sigan pensando que por el solo el hecho de hablar de transparencia, esta se va a dar, o que transparencia significa lo que ellos quieren que signifique. ¿Qué necesidad hay de hablar tanto del teleférico cuando ni siquiera conocemos un estudio que avale esta ocurrencia? ¿Por qué nadie nos informa en dónde se gastaron los recursos del ISN? ¿Por qué no se hace público el estudio de viabilidad del metrobús? ¿Cuál es la razón por la que no se ha firmado el fideicomiso para el pago de concesión del alumbrado público? ¿Cuál es la razón de formar un Consejo de Transparencia que no sesiona? ¿Por qué no se hace público el adeudo que el estado tiene con proveedores?Estamos perdidos, desorientados, el tiempo pasa y las soluciones se complican, hace unos días veíamos las impresionantes imágenes en Guerrero de una persona que se prendió fuego como protesta ante los acontecimientos de violencia que han azotado a esa región. Las protestas e inconformidades se están tornando violentas, aquí ya presenciamos como los soldados entraron a las instalaciones de la UA de C y una manifestación pacífica donde un grupo de choque causó problemas en la presidencia municipal.Lo que hoy podemos arreglar pacífica y civilizadamente, se puede tornar en una tragedia de proporciones incalculables, no estamos lejos de este escenario, no podemos ni debemos dejar que un país con tantos recursos se desmorone, las consecuencias no las podemos ni imaginar, así se han gestado los grandes conflictos nacionales.Hemos sido tolerantes, complacientes, podría decirse fácilmente que somos conformistas, cedimos la iniciativa y de ello se ha aprovechado gente sin escrúpulos, sin una visión de MÉXICO cuya única finalidad es sacar provecho personal, es tan grande el hoyo en el que nos encontramos que ya ni siquiera somos conscientes de que estamos dentro de él.Ya no hay tiempo para seguir preguntando ¿Qué puedo hacer? Hay demasiadas cosas sucediendo hoy. Hay poca, pero cada vez más gente trabajando y generando conciencia, este tiempo es para actuar, no más preguntas ni temor a ser responsables, tenemos que recuperar nuestra identidad de gente noble y digna, es el momento de exigir transparencia y rendición de cuentas con contundencia y pacíficamente, tal vez no se presente otra oportunidad. 


rsegura57@gmail.com