El mismo de la otra vez

Nunca sabes

Yo considero que una de las grandes interrogantes del ser humano, es la libertad, muchos de nosotros somos libres sin ser conscientes de ello y muchos otros somos inconscientemente esclavos, la gran mayoría elegimos comprometer y coartar nuestra libertad a cambio de favores, lujos, aparente paz y seguridad, nos volvemos conscientemente esclavos de nuestra inseguridad, conformismo, vanidad y falta de respeto por los valores humanos.
Lo más increíble, es que teniendo la posibilidad de elegir, elegimos la esclavitud, nadie nos impone nada, solos tomamos nuestras propias decisiones, somos conchudos y apáticos, flojos, dejamos que otros tomen las riendas, las cedemos, porque no sabemos qué hacer con nuestro libre albedrío, no somos capaces de responsabilizarnos por nuestras acciones y preferimos culpar a otros por lo que cada uno de nosotros dejamos de hacer.
Esta actitud, nos ha vuelto débiles, ya no confiamos en nosotros mismos, perdimos la capacidad para creer en nuestros dones y aptitudes, cedimos durante tanto tiempo la iniciativa que hoy nos da miedo tenerla, no estamos habituados a llevar las riendas. También es cierto que nos hemos dedicado a destacar individualmente, no nos gusta hacer equipo, individualmente somos capaces de hacer cosas maravillosas, somos individualistas, recelosos y egocéntricos, así nos quieren los que manejan los hilos en nuestro país.
Es curioso la cantidad de excusas y evasivas que esgrimimos para ocultar nuestro temor a enfrentarnos a nosotros mismos, es increíble conocer lo poco que nos valoramos, no entiendo, como siendo tantos individuos y con tantas pretensiones, colectivamente no representamos nada y esto, con el tiempo nos va empequeñeciendo cada vez más.
Porque no tenemos la capacidad de ver lo que somos, seres humanos con la posibilidad de crear, de ver lo que tenemos, un territorio plagado de riquezas naturales, de sentir el espíritu que cada uno llevamos dentro y ser solidarios, unificar esfuerzos por el bien y el progreso del ser humano. Donde quedo uno de los valores fundamentales del nuestra raza, la fortaleza, donde está la fuerza necesaria para inspirar a cientos de miles de mexicanos para buscar la libertad de consciencia que nos permita vivir en libertad, comprender que lo bueno en esta vida es cuestión de ELECCIÓN.
Hace unos días leí en algún lugar la siguiente frase: “NUNCA SABES QUE TAN FUERTE ERES HASTA QUE SER FUERTE ES LA UNICA OPCION QUE TE QUEDA”.
Yo no sé en donde te encuentres tú, pero sí sé en donde me encuentro yo, y comprendo que ser fuerte en este momento es la única opción. Cuando viajo por las carreteras de México, veo lugares espectaculares llenos de recursos naturales que me maravillan y me sorprenden, en cualquier lugar de mi ciudad, de mi región y mi país, veo gente extraordinaria dispuesta a vivir, gente con las cualidades necesarias, a pesar de su ignorancia académica, para hacer y trascender. Es indiscutible, que hay personas que apuestan por mantenernos divididos, alejados, desconfiados, temerosos y débiles, ante esto es necesario tener presente y recordar “NUNCA SABES QUE TAN FUERTE ERES HASTA QUE SER FUERTE ES LA UNICA OPCION QUE TE QUEDA”.
Ahorita, en este momento no tenemos otra, SER FUERTES ES LA UNICA OPCION QUE NOS QUEDA, no culpes a nadie, tú y solo tú, tienes la opción de elegir, puedes permanecer distraído, pretendiendo que no pasa nada, puedes elegir continuar alimentando tu apatía, inclusive puedes no elegir y seguir cultivando tu conformismo y mediocridad O PUEDES ELEGIR SER FUERTE.


rsegura57@gmail.com