El mismo de la otra vez

¿Dónde quedó la bolita?

Definitivamente los habitantes de esta región, somos gente muy extraña, no es la misma gente que llegó de diferentes regiones del país y del mundo para establecerse, ser ciudadanos y formar familias, sin lugar a dudas en algún momento de nuestra corta historia perdimos el rumbo, el espíritu de lucha, la perseverancia, la unidad y el compromiso por el bien común. Para perder el rumbo, fuimos impulsados por los gobiernos centralistas y envidiosos de los estados de Coahuila y Durango quienes no podían aceptar que tres ciudades muy jóvenes con los mismos ideales, crecieran a un ritmo frenético que opacaban a las adormiladas y conservadoras capitales de los dos estados.


Parece que somos incapaces de seguirle el paso a las decisiones que toman “las autoridades” y que somos, como en el caso de los restaurantes, muy novedosos, asistimos seis meses y después nadie se acuerda de ellos porque abren el siguiente, así somos al momento de practicar la “participación ciudadana., únicamente prestamos atención unos días a los acontecimientos importantes y de relevancia para el progreso de nuestra ciudad, solo mientras “las autoridades” se encargan de ponernos frente a las narices otro problema más para que hagamos a un lado al anterior y  es así como nos enredan en “el cuento de nunca acabar”.


Parece que a todos se nos ha olvidado que aún no CONOCEMOS EL CONTRATO QUE SE FIRMO, NI LAS MODIFICACIONES QUE SE LE IBAN A HACER a la asignación directa disfrazada de “licitación”, del alumbrado público y del cual se están beneficiando unos cuantos personajes nacidos en Torreón (no Torreonenses ni Laguneros, es importante aclarar este punto), en perjuicio de la mayoría, tampoco se ha hecho público el fideicomiso por medio del cual se establecen las bases para el pago.


Lo extraño es que si le solicitas al tesorero, al alcalde, a algún regidor, funcionario o a quien sea, se hacen los occisos, la realidad es que LA TAN PROMOCIONADA TRANSPARENCIA SIGUE BRILLANDO POR SU AUSENCIA, no importa que estemos estrenando nueva Ley de Transparencia ni que se acabe de nombrar a los miembros del “flamante y cuestionado” consejo de transparencia. La realidad es una; NO SABEMOS QUE DICE EL CONTRATO QUE FIRMARON y tanto el alcalde y el tesorero se comprometieron a hacerlo PUBLICO así como el fideicomiso para el pago. Para que esto esté ocurriendo a más de un mes de la firma, solo puede existir un motivo, el contrato que se hizo público, no es el que se firmó, ¿y si esto está ocurriendo hoy, y  lo estamos permitiendo, que podemos esperar dentro de un año?


Miembros del CONSEJO DE TRANSPARENCIA, esta es la única oportunidad que tendrán para justificar y validar sus nombramientos, queremos que exista transparencia en este asunto, den a conocer el contrato y el fideicomiso FIRMADOS.


Estos personajes, le apuestan al poco interés que mostramos los habitantes de la región a participar en asuntos políticos y a quenos distraemos fácilmente, por eso nos bombardean con la ley de matrimonios gay, la que prohíbe que las funciones de circo que tengan animales, la de desaparecidos, la de transparencia y luego para variar nos inducen a soñar con no uno, sino dos teleféricos, con el show de Alejandra Guzmán y para que no nos relajemos y podamos pensar, nos avientan de golpe la noticia de que el estado va a recaudar el predial. ¿Dónde quedó la bolita? 


rsegura57@gmail.com