El mismo de la otra vez

El mismo origen que la mía

“Soy un hombre que  en el ejercicio del poder, lo confieso, aproveché, lo que llamaría “los bonos económicos del ejercicio del poder”, son dineros y oportunidades que no se buscan, pero tampoco se rechazan, pero, que si es mucho o es poco, esto dependería de quien lo valore, en mi opinión, no considero haber excedido este criterio, simplemente mi naturaleza emprendedora y empresaria  nunca la abandoné, recuerden que antes que político fui empresario y después de político, seguiré siendo empresario. Como empresario y político ejercí lo que llamaría; un correcto y consciente uso de la administración de ambos valores. Se me crítica y criticará mi gusto por la buena vida, pero ¿es eso un pecado? ¿No es acaso una parte intrínseca del poder y el ejercicio político? Todo mexicano consciente y culto siempre parafrasea aquello que se atribuye a Miguel Alemán: “un político pobre es un pobre político”, entonces, ¿Por qué se ataca el que uno concluya su actividad política sin ser “un pobre político”? Ninguno de los políticos del México moderno es pobre. ¿Por qué yo sí debería serlo? ¿Acaso sus fortunas no tienen el mismo origen que la mía? El sistema político mexicano así funciona y ha funcionado bien, desde hace muchísimos años”. Este es un extracto de una carta que Luis Armando Reyes Femat  exgobernador de Aguascalientes envió y dirigió a la gente buena de Aguascalientes desde la prisión dónde se encuentra acusado entre otros delitos, de enriquecimiento inexplicable.


Yo me quito el sombrero ante las declaraciones de este deslutrado personaje, nadie pudo haber descrito a los políticos de su calaña mejor que él, de inmediato se nota que conoce el medio en el que se mueve, ante estas declaraciones nadie podrá ver a los políticos de la misma manera, los que de alguna manera tenían alguna duda del proceder de estos tipos, aquí quedan despejadas: “Ninguno de los políticos del México moderno es pobre”. “¿Acaso sus fortunas no tienen el mismo origen que la mía?” ¿Cuál es el origen de sus fortunas? El mismo se encarga de quitarnos cualquier duda al decir: Lo confieso, aproveché, lo que llamaría “los bonos económicos del ejercicio del poder”, son dineros y oportunidades que no se buscan, pero tampoco se rechazan. Cabe mencionar que en esta declaración no pudo mantener la sinceridad con la hablaba y cayó en lo que mejor saben hacer, mentir, al decir; “oportunidades que no se buscan”, por supuesto que las buscan, las proponen y las encuentran, cual depredador tras su presa.


El sinvergüenza este asegura que esto se debió “simplemente a mi naturaleza emprendedora y empresaria  que nunca la abandoné, recuerden que antes que político fui empresario”. De pasada se llevó entre las patas a algunos empresarios que también aprovechan los bonos económicos del ejercicio del poder” sin tomar en cuenta de que son cómplices de un fraude.


El cinismo de este tipejo, es tan natural que se le ocurre hablar e involucrar a su hijo. “Mostrar a mi hijo el camino de la verdad productiva es una lección que todo padre en mi circunstancia haría, yo no le di nada, sólo le mostré la manera de hacerse productivo y como ser un empresario eficaz cuando se está cerca del poder.¿Qué tal? Lo enseñó a robar, abusar y aprovecharse del poder y lo escribe con orgullo.


Remata con lo siguiente: “El sistema político mexicano así funciona y ha funcionado bien, desde hace muchísimos años”. Así piensan y no solo lo piensan, están convencidos de que el sistema político mexicano funciona bien. Que esto nos sirva de lección, si aún crees que no podemos estar peor, piensa que en cada político mexicano se puede esconder uno de estos en espera de su oportunidad.


rsegura57@gmail.com