El mismo de la otra vez

El gobierno nos adeuda 204 millones

Al día de hoy viernes 7 de Febrero de 2014 el adeudo que hereda la actual administración, de la saliente comandada por Eduardo Olmos Castro, esta como sigue: SIMAS 445 millones, Municipio 245 millones, Adeudo del Gobierno del Estado al Municipio de Torreón 204 millones, TOTAL 894 Millones, esto, hasta el día de hoy, todo indica que esta cantidad irá creciendo conforme pasan los días.
A pregunta expresa de la regidora Ángela Campos, de cómo se integraba el adeudo del estado, el Tesorero Enrique Mota Barragán, no supo o no quiso responder, se concretó a decir que “por ahora lo que iba a hacer, era documentar el adeudo”.
¿Teniendo tantas carencias en Torreón, porque “el gobierno de la gente” encabezado por Rubén Moreira Valdez, le debe a nuestro municipio 204 millones de pesos? ¿Cuáles fueron las razones por las que Eduardo Olmos permitió que esto se diera? ¿Qué se hizo con ese dinero? ¿Puentes y avenidas en Saltillo? ¿Obsequio de despensas, cemento, pintura y lonches para allegarse votos? Lo frustrante de esto, es que ya se había señalado que esto sucedería y la nueva administración hizo oídos sordos a estos señalamientos. ¿Dónde está Eduardo Olmos Castro? ¿Qué va a hacer Miguel Riquelme Solís al respecto?
Otro punto que vale la pena mencionar, es el alboroto que se armó en el cabildo porque el Tesorero Enrique Mota Barragán, envió al Congreso del Estado, el avance de gestión financiera del último trimestre del año pasado sin haber sido dictaminado por la Comisión de Hacienda y Cuenta Pública del cabildo.
Esto pudo haber pasado desapercibido de no haber sido por el llamado que le hizo el primer Regidor Miguel Mery Ayup de “no adelantarse”  y le pidió respetar las reglas de operación que emitió la ASE, en el sentido de enviar la gestión financiera con la aprobación del cabildo. ¿Será esta una nueva actitud del regidor?
 Aquí, no se trata de darle al primer Regidor el “beneficio de la duda”, se trata de una acción correctiva que tomo, o de un llamado a respetar las normas y reglas que rigen al municipio y nadie debe pasar por encima de ellas, es una ACCION, no un ofrecimiento, compromiso o promesa y eso hay que recalcarlo y alentar a que este tipo de acciones se sigan promoviendo dentro de los quehaceres municipales. Sabemos que no fue el único que presento su inconformidad, y a todos les aplaudimos y agradecemos su proceder, pero lo menciono específicamente a él, porque en la administración de Eduardo Olmos se mostró siempre pasivo y sumiso, esperemos que de aquí en adelante veamos a un cabildo que respeta y representa los intereses de los ciudadanos.
Como ciudadanos, debemos de estar atentos para que este tipo de acciones sean cada vez más constantes, la participación ciudadana en conjunto con acciones acertadas de los funcionarios públicos, es el camino.

rsegura@gmail.com