El mismo de la otra vez

La decisión

En este mundo, la vida te puede tumbar, pero depende de ti, levantarte o permanecer tirado


Hay a quienes piensan que la vida no los “deja en paz” y siempre andan en el suelo, otros que al parecer nunca se caen, la verdad es que ni a unos les va tan mal, ni a los otros tan bien, lo que sucede es que los primeros tardan demasiado tiempo en levantarse tratando de comprender cómo fue la caída, se acostumbran a estar en el suelo, les cuesta mucho ponerse en pie.Los segundos se levantan inmediatamente y sobre la marcha van analizando la caída. Hay un tercer grupo, que se cae, se levanta y no le da importancia a la caída, yo soy de estos, me levanto rápido y olvido pronto, por lo tanto, no aprendo del tropezón, soy de las personas que ha caído muchas veces, por supuesto que esto, no es porque la vida se ensañe conmigo, más bien es porque no quise aprender de la caída. Hay demasiadas cosas, que he querido hacer a mi manera, cuando debería de haberme ahorrado muchos problemas y tiempo al hacer lo que ya está probado, les voy a poner un ejemplo que puede parecer tonto, pero que es muy ilustrativo, “es como querer encender el fuego, frotando dos palos, trayendo en la bolsa del pantalón el encendedor”, así era yo, a veces todavía soy así, la vida tiene muchos atajos, pero generalmente no los usamos, principalmente por orgullo, nos cuesta mucho aceptar nuestros errores, nos sentimos vulnerables.Una cosa es muy cierta, todo lo que hagas o dejes de hacer en esta vida, depende de ti, de nadie más, ciertamente la educación que recibes en tu casa es primordial para las decisiones que vas a tomar, las amistades y la educación y cultura que obtienes  en la escuela y la universidad, van a ser un factor importante en tu vida, pero las decisiones, siempre las tomas tu. Todo lo bueno o malo que nos sucede en la actualidad, no es por culpa de “alguien”, todo lo malo que sucede, es porque cada uno de nosotros lo hemos permitido, y lo bueno que nos sucede, es porque hemos hecho las cosas bien, tomamos decisiones correcta., Hay que fijarnos en lo bueno que hemos hecho, para seguirlo haciendo, todos y cada uno de nosotros tenemos la capacidad de dar mucho mas, lo único que hay que hacer, es levantarnos y aprender de la caída, motivos hay muchos, para donde quiera que voltees vas a encontrarlos, tu familia, el trabajo, tu escuela y los amigos. Nos han dicho, que la vida tiene que ser agitada,  con prisa, que hay que buscar la excelencia  en todo lo que hagamos, pero hemos confundido el ser una persona excelente con ser una persona que posee muchos bienes materiales, yo creo que hoy más que nunca, la gente se está buscando a sí misma, nos estamos dando cuenta de que tener una gran cuenta en el banco, no es suficiente, por lo tanto, buscamos una opción espiritual.Actualmente, como sociedad, estamos en el piso, es tiempo de levantarnos, por dondequiera se sienten vientos de cambio, el planeta mismo está cambiando,  no tienen porqué ser cambios catastróficos, nuestro destino, siempre ha estado en nuestras manos, así lo quiso Dios desde el principio. “Es sorprendente la cantidad de veces que puedo optar por la gratitud, en vez de por la queja y el lamento”. 


rsegura57@gmail.com