El mismo de la otra vez

Todo cae por su propio peso

Es cierto que la labor de quienes tenemos conciencia de la situación por la que atraviesa nuestro país, y en especial nuestra región, es complicada porque generalmente no contamos con los recursos necesarios para transmitir nuestro sentir, nos encontramos en desigualdad con las “autoridades” ya que ellas manejan cantidades ilimitadas de recursos económicos y de personal para defenderse y atacar a quien se atreve a cuestionar su proceder sin importar que los ciudadanos cuenten con las pruebas necesarias para pedir TRANSPARENCIA Y RENDICIÓN DE CUENTAS, recursos que al final, son nuestros, provienen de los impuestos y aportaciones que hacemos PARA EL DESARROLLO DE LA COMUNIDAD.Todo en esta vida tiene su recompensa, y siempre, lo que mal empieza, mal acaba, los servidores públicos nos podrán tachar de negativos, oportunistas y de muchas cosas más, pero nadie puede ocultar la verdad para siempre. Esto está sucediendo en el caso de la megadeuda, un fraude de tal magnitud no se puede ocultar por decreto, tampoco mediante reestructuras ilegales de créditos y mucho menos endeudando más al estado ilegalmente, para sostener unos meses todas las mentiras que han venido diciendo por nueve años.El caso de los ¡TRESCIENTOS! Desparecidos en Allende viene a complicar enormemente la capacidad de accionar del gobierno estatal y con ello el funcionamiento de los municipios en general, solicitan un nuevo crédito  por 2,500 millones de pesos para tratar de alargar la agonía de un estado completamente infiltrado y desprestigiado, en el cual, solo ellos son incapaces de ver el agujero en el que han caído.En Torreón, los reclamos en contra de la reconversión del alumbrado público se incrementan a diario y los programas se retrasan, los compromisos de calidad no se cumplen y no hay alumbrado público, pero a los usuarios se nos cobra puntualmente el DAP, y cuando las “autoridades” ya no sienten lo duro sino lo tupido, nos cae un huracán con tres días continuos de lluvia que por lo que se alcanza a ver, nos va a dejar un no me olvides por la gran cantidad de nuevos baches, hundimientos, colectores caídos, además de los baches conocidos que “reparó” el “bacheador y su amigo el chapopote”. Todo lo que vivimos actualmente, es un reflejo de lo que sucede a nivel nacional, opacidad, complicidad, impunidad, se habla de transparencia y de participación ciudadana pero en los hechos son puras palabras y frases mediáticas para mantener a un pueblo dormido, narcotizado. Utilizan el poder que les dimos para amedrentar, presionar, hostigar y amenazar a una clase media temerosa e incapaz de recuperar el poder que nos corresponde y por medio de “programas sociales” someten a las clases menos favorecidas coartándoles el derecho a superarse.Cada vez hay más habitantes conscientes de que la respuesta está en participar y ser protagonistas de los grandes cambios que nuestro país necesita y que nuestros hijos merecen, lo increíble es que la gran mayoría de los servidores públicos de cierto nivel, estén dispuestos a hundirse con su “Capitán” y a sufrir el desprecio y desprestigio que su complicidad les acarrea. Para muchos de ellos, aún hay tiempo de salvar el honor y la dignidad, es un hecho que el sistema se desmorona.Es posible sostener una mentira durante algún tiempo y hasta es posible olvidarla cuando se admite la mentira o cuando se corrige en un corto tiempo, lo que vivimos en la actualidad, es una avalancha de mentiras y engaños, los cuales te llevan irremediablemente a seguir mintiendo y engañando, aun sabiendo que nadie te cree. 


rsegura57@gmail.com