El mismo de la otra vez

Vive tus metas

¿Cuál es la razón para que exista en este mundo tanta gente frustrada, amargada, desilusionada, desmotivada, sin ganas de vivir y de proveerse de felicidad? ¿Por qué hemos desistido de iniciar nuevas empresas, de buscar nuevos caminos? Por qué hay tanta gente que elige la pasividad esgrimiendo argumentos tan desmotivadores como: “Para qué, al fin no logramos nada, de todos modos hacen lo que quieren”.Estoy convencido de que la razón para que esto suceda, es que nos fijamos metas y creemos que la satisfacción y la alegría la vamos a obtener solo al cumplirlas, de hecho, así lo pensé yo la mayor parte de mi vida, por supuesto que esto me ocasiono gran cantidad de frustración, primero, porque en ocasiones me llevaba demasiado tiempo llegar, y en otras no lo conseguía por diferentes factores, algunos ajenos a mí.Tengo ya varios años dedicando gran parte de mi tiempo a hacer conciencia, tanto en autoridades como en ciudadanos, de que la forma en que nos comportamos no es la adecuada y lo único que hemos logrado después de varias décadas de comportarnos así, es cavar un hoyo tan grande que nos cubre fácilmente y nos impide ver la luz. Algunos se burlan abiertamente de mí, otros me animan a seguir, pero la gran mayoría me dice que para que pierdo el tiempo si de todos modos no voy a lograr nada, me pregunto cuántas veces le dijeron lo mismo a Jesucristo, Gandhi, Martín Luther King, Amelia Earhart, Teresa de Calcuta o Juana de Arco, todos ellos encontraban satisfacción en lo que hacíancada día de su vida, además, hay que recalcar que siempre que intentas, logras algo.Después de mucho tiempo, comprendí lo que estas personas sabían, para encontrar la felicidad y la satisfacción necesitas buscarla día a día en el camino que te lleva a la meta, todo lo que necesitas es ser consciente de que el día de hoy hiciste lo necesario para lograrlo, esto te mantiene firme e impide que te rindas, el trabajo realizado ahí está, es el que le da valor a las cosas.Considero que sería muy importante que la gran mayoría de nosotros fuéramos conscientes de esto, vivir, satisfacción, estar en paz con uno mismo y la felicidad, no se obtiene al conquistar o lograr las metas que me propongo, aquello que hizo famoso al Barón Pierre de Coubertain, “Lo importante no es ganar sino competir”, cobra fuerza si lo aplicamos de la siguiente manera, “lo importante no es lograr metas, lo importante es vivirlas”. No lograr una meta, no representa un fracaso, solo significa que no has llegado, significa que la posibilidad de llegar aún existe, disfruta y siéntete satisfecho al hacer lo que está en ti para llegar.La vida no es una competencia en la cual tengas que ganarle a tus adversarios, porque en esta vida, no hay adversarios.


rsegura57@gmail.com