El mismo de la otra vez

Súper policía

Hace unos días, escribí sobre la necesidad de deshacer y renovar los consejos de SIMAS, TRANSPARENCIA y el del ISN, la razón, es muy sencilla, SIMAS como empresa es un monumento a la ineficiencia y corrupción, un monopolio que comercializa agua y se encuentra en quiebra sin posibilidades de salir delante de la manera en que la están manejando, ahora tienen un problema más en sus manos que no podrán resolver de la manera oscura en que lo pretenden hacer, la Planta Tratadora de Aguas Residuales.

El “Consejo de Transparencia” es un claro ejemplo de opacidad y de manejo indebido de cámaras, asociaciones y universidades para por medio de ellos validar la corrupción reinante en todo el quehacer público.

El Consejo Técnico del ISN, mayoriteado por servidores públicos (igual que todos los consejos existentes), se ve imposibilitado a obtener respuestas de las autoridades estatales y municipales sobre el destino de los recursos desde el 2012, hablamos de recursos que rondan los 500 millones de pesos.

Hay gente que me dice que es absurdo pretender que las diferentes cámaras, asociaciones o universidades dispongan de un sueldo para tener a un consejero de tiempo completo, dicen que esos puestos deben de ser honoríficos y representan un orgullo para quien los ostenta.

Yo les pregunto a quienes piensan así, si realmente eso es lo que sucede en la actualidad, en lo personal, yo veo consejeros subordinados a la autoridad municipal y estatal, consejeros sin tiempo disponible para cumplir con sus funciones, consejeros obligados a pagar favores recibidos y algunos cuantos independientes imposibilitados a luchar por el bien común porque siempre están en desventaja.

Los consejos funcionan cuando las autoridades tienen vocación de servicio, cuando no son nombradas por la propia autoridad, cuando las fuerzas están equilibradas, cuando no existen conflictos de intereses, cuando son autónomos y cuentan con la capacidad de tomar acciones para corregir errores y malos manejos. Esto no sucede en nuestro país y menos en el estado donde autoridades estatales y municipales dedican el 90% de sus recursos humanos y económicos en cubrir los fraudes de las pasadas administraciones.

En la actualidad, las autoridades necesitan de un SUPER POLICÍA que este vigilando cada uno de sus pasos, ellos dedican el 100% de su tiempo a ocultar información, nosotros requerimos de consejeros que dispongan del 100% de su tiempo para desenredar lo que ellos con toda mala intención enredan, es un hecho que solo una mínima parte de sus declaraciones tienen sustento, en general, todas sus acciones y declaraciones tienen la intención de desalentar, confundir y destruir cualquier intento de la sociedad por recuperar el control de nuestro destino, por eso, la importancia y necesidad que tenemos de profesionales dispuestos a ser un contrapeso real y no una figura decorativa con un diploma que se exhibe en la pared de la oficina. 


rsegura57@gmail.com