El mismo de la otra vez

Resurrección

Hoy es Domingo de Resurrección para miles  y millones de cristianos incluyendo a los católicos. Un momento verdaderamente especial y significativo para los que creemos que no estamos aquí por casualidad sino que esta vida es una escuela por la que debemos de pasar para aprender, convivir, compartir, para después pasar a un plano espiritual.
El día de hoy, me gustaría pensar en la resurrección de La Laguna, quiero vivir de aquí en adelante pensando, actuando y hablando de lo que hoy estamos haciendo por La Laguna, no de lo que las autoridades me dicen que van hacer el día de mañana o en un futuro que nunca llega. Quiero salir a la calle y ver caras comprometidas y decididas a hacer de esta región un lugar adecuado para progresar y brindarnos a la gran mayoría de los habitantes espacios seguros, trabajos estables y bien remunerados, plazas y jardines donde niños, jóvenes y adultos puedan salir a divertirse en espacios agradables y confortables donde logremos desarrollar nuestra autoestima y nuestro amor por la región que nos vio nacer y que a pesar de todo, nos ha dado tanto.
Quiero vivir en un país donde yo maneje mis propias fantasías, estoy cansado de escuchar las promesas y las fantasías de quienes no tienen la capacidad para vivir la realidad, cansado de esperar a que las fantasías de otros se cumplan y se vuelvan realidad. Quiero vivir en una ciudad donde los líderes me traten como un ser pensante que tiene los conocimientos para distinguir entre lo real y lo ficticio, estoy cansado de que me traten como a un ser incapaz de razonar.
Me desmotiva observar que tan fácil caemos en la palabrería de autoridades incapacitadas para gobernar, me desalienta observar el conformismo de cientos de miles ante el abuso de unos cuantos, con argumentos tan ridículos como “el perder lo que tanto me ha costado”, dejando de lado mi privilegio a elegir, a disentir y a buscar mi propio camino y no el que me marquen.
Sé que en esta vida, en dónde dependemos unos de otros para vivir, es imposible lograr la plena libertad, tenemos que negociar, dialogar y tomar las decisiones que más nos acerquen al bien común, también se, que en muchos países con menos recursos, cultura y consciencia, VIVEN, no sobreviven como lo hacemos en México.
En estas fechas en que celebramos la resurrección de Jesucristo, mucha gente aprovecha para viajar, algunos por el país, otros en el extranjero, es necesario que en esta época hagamos consciencia del papel que nos corresponde hacer en nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra comunidad, vivir no es cuestión de tener sino de compartir lo que tengo, no vive mejor aquel que viaja más o tiene más sino aquel que es consciente del lugar y el momento en que vive, toma las riendas y hace lo que le corresponde hacer.
Esta es una buena oportunidad para renacer, para sacudirte el conformismo, la apatía y el individualismo, seguramente no arreglaras el mundo, pero una actitud valiente, decidida y perseverante influirá en otras personas a hacer lo mismo, esto sí lo cambiará.


rsegura57@gmail.com