El mismo de la otra vez

Recuperar la dignidad

“Mañana tal vez tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decir que fuimos derrotados, pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así, porque fuimos incapaces de pelear”.Educa con el ejemplo, ¿Que les estamos enseñando a nuestros jóvenes y niños? Ser sumisos, conformistas y mediocres, somos tan deshonestos, que decimos que no actuamos por protegerlos a ellos, seguimos pensando que “mientras a mí no me afecten, sigo en mi burbuja de confort”, pero ¿cuál burbuja de confort?, ya no existe, todos hemos sido infectados por el virus de la mediocridad y la indiferencia.

Un solo hombre actuando pacíficamente, con paciencia y perseverancia, cambio a su país y al mundo entero, por supuesto que Gandhi, no hubiera logrado nada si el pueblo no se hubiera unido en torno a él, Gandhi llamo a la unidad, si la gente no se hubiera unido, no habría logrado nada, fue un gran líder, de eso no hay duda, después de años de lucha, el pueblo, finalmente estuvo dispuesto a caminar con él.

Aquí, cada uno de nosotros somos líderes, tenemos que estar dispuestos a cambiar a México, y a luchar por lograrlo. “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, lo que me preocupa es el silencio de los buenos”. No entiendo que es lo que nos pasa, es apatía, cobardía, miedo, conformismo o mediocridad, porque no somos capaces de unirnos y acabar de una buena vez y para siempre con esta clase política acostumbrada a holgazanear y obtener beneficios personales.

¿Porque ni siquiera nos podemos dar cuenta de que los buenos somos más?Durante muchos años, fui el típico ejemplo del mexicano, aquel que rompe todas las reglas y todas las leyes, cartilla militar comprada, nunca portaba licencia de manejar, la basura donde caiga, el soborno una forma de ser, y así llegamos a este momento, gracias a Dios, he abierto los ojos, mi deseo de cambiar me ha hecho consciente de mi forma equivocada de actuar.

Yo, ahorita, si puedo ver a los ojos a mis hijos y ellos pueden ver que estoy peleando para que todos vivamos mejor, yo estoy educando con el ejemplo, y lo que me ven hacer a mí, ellos lo harán también, eso es ser un líder, no se necesita ser Mahatma Gandhi, Martín Luther King o Jesucristo, comienza por ser el líder con valores humanos que tu familia necesita.A nosotros, que de una o de otra forma somos privilegiados, nos corresponde dar más, de nada sirve que protestes a escondidas o en reuniones sociales, lo único que se logra actuando de esa manera, es caer en el pesimismo y la desesperación.

Seamos conscientes del lugar dónde nos encontramos y demos lo mejor para recuperar la dignidad perdida. 


rsegura57@gmail.com