El mismo de la otra vez

IMSS

Hoy por la tarde fui a la Clínica 66 del IMSS, la que está por el aeropuerto, tengo que ir una vez al mes para surtir una receta de unas pastillas que tengo que tomar dos veces al día, si no las tomo, corro el riesgo de que me den convulsiones. Siempre que llega el día de la cita, hay algo que se interpone para que las cosas no salgan como se supone deberían de salir, lo más común es que no tengan la medicina en existencia y entonces hay que esperar 10, 15 días o hasta el mes.
El día de hoy, tenía la cita a las 4:00 de la tarde, faltando cinco minutos para las cuatro estaba sentado frente al módulo que me corresponde pero el escritorio de la secretaria estaba vacío, algo muy común porque las señoritas andan de un lado para otro. A las 4:05 me acerco con la señorita del módulo tres para ver qué pasaba y me informa que no había nadie pero que en el módulo 1 me podrían atender.
Voy con la señorita del módulo 1, se pone a ver la pantalla de la computadora y sin verme me da mi libreta y me dice que ya perdí la cita, que me estuvo nombrando y yo no respondí, que si quiero puedo esperar a que se habrá un lugar o hacer una nueva cita, la más próxima es en 10 días. Voy con la supervisora de asistentes y me dice que no hay nada que hacer, que como no respondí le dieron mi lugar a otra persona. Mi alegato se centraba en el hecho de que yo estaba pendiente de lo que ocurriera en el módulo 2, no en el 1, que era responsabilidad de ellos informar de alguna forma que en ese momento no había personal y que se atendería en el módulo 1, por ejemplo, poniendo un letrero que dijera “PASE AL MODULO 1”, lo cual hicieron después de mi inconformidad. También tengo que reconocer que en general siempre he recibido buen trato por parte de los doctores a pesar de las limitaciones con que trabajan.
Pobres habitantes de México, estamos todos enfermos, contagiados de mediocridad, de apatía, de conformismo, esto que sucede a diario en el IMSS es el pan nuestro de cada día, ¿alumbrado? ¿Pavimentación? ¿Agua potable? ¿Obras Públicas? ¿DIF? Todo está podrido, echado a perder, descompuesto, lo poco que camina, camina sostenido con alambres y con cinta de aislar, las herramientas preferidas por los mexicanos, utilizadas con la única finalidad de salir del paso, nunca nos metemos a fondo, todo se hace a medias y nadie hace un esfuerzo por dar lo mínimo que de uno se espera, a pesar de vivir en un país de inmensa riqueza.
En el IMSS reclamas y te inconformas y te hacen la vida imposible, te mandan de un lugar a otro con diferentes supervisores y al final quedas aislado, ni siquiera los demás pacientes son capaces de solidarizarse y de exigir un trato justo, son incapaces de ver que con sus aportaciones pagan los sueldos de doctores, enfermeras, directivos y todo el personal.
Así sucede en todo el quehacer político del país, estado y municipio, te piden propuestas y lo que obtienes son amenazas, injurias, calumnias y desprecio, es una tristeza pero así es la gran mayoría de los mexicanos, acostumbrados a vivir con la mirada baja y exhalando sumisión, que poco valor le damos a nuestra salud, nuestro bienestar, nuestra vida y la de las futuras generaciones. Claro, también cabe la posibilidad de que yo este mal.



rsegura57@gmail.com