El mismo de la otra vez

Hierba mala

Hoy por la mañana me levante con la consigna de darle una buena arreglada a mi jardín, se acaba el invierno, el zacate comienza a crecer, me gusta tenerlo cuidado, dedicarle tiempo porque como en otras ocasiones he comentado, todo en el jardín es vida y es un claro ejemplo de lo que sucede en nuestras vidas, hay enseñanzas en los árboles, en una de las miles de flores del durazno o los ciruelos, en los insectos y las diferentes aves que comienzan a llegar.
Hoy aprendí, más que aprender algo, recordé lo que puede suceder si te relajas, si crees que tu vida está resuelta y que lo que pasa a tu alrededor no te puede afectar, que no puedes estar ajeno a lo que se desarrolla en tu entorno, en tu vida y tú comunidad.
Estoy llegando a la edad en que ya me pesa hacer trabajos que antes hacía con mucha facilidad, en esta ocasión decidí hacer el trabajo que habitualmente realizo en mi jardín, sin usar ningún tipo de maquinaria,hacerlo a mano, la mañana estaba fresca y el ejercicio siempre me hará bien, me llevo un buen rato pero me sentí bien al hacerlo.
Aparentemente en invierno, el jardín no necesita de mucho mantenimiento porque el crecimiento de zacate, árboles y plantasse detiene casi por completo así que no le pongo mucha atención, hoy me di cuenta de la cantidad de hierba que había crecido, me pasa lo mismo cada año, en lugar de dedicarle unos cuantos minutos por semana a deshierbar, lo dejo pasar, por flojera, porque no se nota mucho, porque hace frío, porque no tengo tiempo, “porque tengo que hacerlo hoy si lo puedo hacer mañana” y otras sinrazones más que se me pueden ocurrir. El caso es que me llevo cuatro extenuantes horas hacer el trabajo, en veces a gatas, en cuclillas, sentado en el zacate, acabe exhausto, me dolía todo, aún me falta aflojar la tierra en algunos lugares, pronto tendré que hacerlo si quiero tener un jardín sano. ¿Por qué deje pasar el tiempo nuevamente?
Algo bueno saque de esto, así como no puedo permitir que las hierbas invadan mi jardín,tampoco puedo permitir que pase lo mismo con mi corazón, tengo que “deshierbarlo”, no puedo permitir que los malos pensamientos, rencores, egoísmo o exceso de confianza, interfieran en mis relaciones con mi familia y en general contodas las personas con las que tengo contacto y esto, es una labor diaria de comunicación, perdón y respeto, no puedo dejar que pase el tiempo.
En qué momento permitimos que nuestra ciudad, nuestra región y nuestro país, se llenara de hierba, sobre todo de “hierba mala”. ¿Cuál fue la razón de permanecer tan distantes y tan distraídos de la manera tan irresponsablede trabajar de nuestras autoridades? Perdimos la noción del tiempo y de los valores universales, consentimos en dejar que la “mala hierba” invadiera nuestro “jardín” de tal manera que tanto ellos como nosotros tomamos roles que no nos corresponden, nosotros les cedimos el poder, sin siquiera supervisar lo que hacían, por conchudez, apatía, conformismo, negligencia y últimamente por temor, por temor a usar el poder que es nuestro. ELLOS LO TOMARON. La “mala hierba” que crece en nuestro jardín, en nuestra ciudad,ha endurecido la tierra fértil  y con ello, se va apagando la llama de la voluntad, del desarrollo, del progreso, nosotros permitimos que la hierba se propagara, es nuestro deber y obligación arrancarla de raíz para que no acabe con nuestro jardín. Esta tierra es prestada, pronto la tendremos que entregar.


rsegura57@gmail.com