El mismo de la otra vez

¿Habitante o ciudadano?

En las ocasiones que he recibido invitación de algunas universidades y escuelas para platicar sobre PARTICIPACIÓN CIUDADANA, acostumbro hacer dos preguntas, la primera es; ¿A quién de los presentes les gustaría participar en política? Generalmente no son más de tres personas que levantan la mano, esto indica dos cosas, primero, la clase política está muy devaluada, no hay credibilidad en ellos, la mayoría pensamos que son corruptos, que sus bienes son mal habidos, son abusones e ignorantes y no les interesa más que el beneficio de su partido para así beneficiarse ellos mismos, por supuesto hay algunos cuantos que no tienen estas características, pero en general se han ganado a pulso el desprecio de la gente, la gran mayoría de sus amigos son por intereses y cuando caen en desgracia o no son favorecidos, su grupo de amigos prácticamente se desvanece. Segundo, la mayoría desconocemos lo que es política.La otra pregunta es; ¿Quién de ustedes está dispuesto a contribuir al beneficio de la ciudad? Todos levantan la mano, pero muy pocos son conscientes de que al buscar, de alguna manera el beneficio de la ciudad, estoy participando en la política, ¿lo dudas? Política: relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano. Es posible, que lo que no nos queda claro, es si somos habitantes o ciudadanos, es posible que muchos de nosotros tenemos la creencia  de que solo somos habitantes de una región, HBITANTE es todo aquel ser vivo que habita en un lugar determinado, puede ser una vaca, un burro, un ratón o un ser humano. El ciudadano, es aquel, consciente de que vive en sociedad y que se obtienen más beneficios de la tierra donde se habita si se unen para buscar el bien común, si se unen para “ordenar los asuntos de la ciudad y los del ciudadano”.También me queda claro, que los habitantes de este país, al dejar a un lado nuestra condición de “ciudadanos”, desconocemos el significado de la palabra DEMOCRACIA. Democracia: es una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder al conjunto de los ciudadanos. En un país DEMOCRÁTICO, el poder dimana del ciudadano y no de la clase gobernante, son los gobernantes los que están a nuestro servicio, tan es así, que nosotros, con el pago de nuestras contribuciones pagamos sus sueldos.¿Qué sucede en nuestra querida región Lagunera? Que la clase gobernante ha luchado incansablemente por tomar el papel de mandante, nos han aterrorizado con alianzas con el crimen organizado, hundiéndonos en un caos total, nos han robado y saqueado en nuestras propias narices para “demostrarnos” quien “manda”, todo con el único fin de someternos, acabar con nuestra voluntad y autoestima y convencernos de que nosotros solo somos HABITANTES.La mejor manera de dejar atrás mi papel de habitante para convertirme en un CIUDADANO, es participar en la vida pública, exigir cuentas y resultados a nuestros servidores públicos, principalmente a los DIPUTADOS, SENADORES, REGIDORES, GOBERNADORES Y PRESIDENTES MUNICIPALES, a ninguno de ellos se les ha concedido el poder para humillarnos, mentirnos, robarnos la paz y tranquilidad, tampoco para saquearnos y mucho menos para hacer, cambiar o modificar leyes a nuestras espaldas. 



rsegura57@gmail.com