El mismo de la otra vez

Felicidad

Cada vez me convenzo más, de que nuestra especie, está en esta tierra para aprender a ser seres humanos, para lograrlo, tenemos que vivir de todo, abundancia y escases, alegría y tristeza, bienestar y dolor, salud y enfermedad, hay que estar abajo y también arriba, hay que cargar y dejarse cargar, vivimos en un mundo compartido al cual tenemos que cuidar y proteger, existen seres vulnerables a los cuales debemos respetar. Aunque somos seres que pensamos y actuamos independientes unos de otros, para sobrevivir, nos necesitamos también, unos a otros La consigna es aprender a respetar nuestra individualidad y vivir en sociedad, lograr mi bienestar y felicidad al compartir con los demás lo que soy poniendo mis dones al servicio de mis semejantes.Una de las grandes metas del ser humano es encontrar la felicidad, hoy más que nunca, se habla de buscar ante todo, ese don maravilloso y al parecer escurridizo que conocemos como “ser feliz”. Es muy común confundir la tristeza, la desesperación, la soledad, algún fracaso de cualquier tipo con la infelicidad, olvidamos que estos malos momentos son parte del aprendizaje y no tienen nada que ver con la felicidad. La felicidad no es algo externo, no la puedes buscar fuera de ti, está en ti para compartirla, es como el amor, existe en tú ser, el amor y la felicidad que se te otorgó al nacer, es para darlo a los demás, no para guardártelo, mientras más compartes, más beneficios obtienes.En nuestros tiempos, y tal vez así ha sido siempre, asociamos la felicidad con los bienes que tenemos, nos enseñaron que la felicidad se obtiene en base a los logros personales y a la riqueza que podamos acumular, “no podemos ser felices hasta tener lo que nos falta”. Como siempre hay algo que nos falta, algún producto nuevo que salió al mercado, un viaje, un nuevo amor, volvemos al inicio y nunca podemos gozar plenamente de la vida.Yo considero, que uno de los mayores problemas del ser humano en la actualidad, es que pensamos en nosotros como seres incompletos, no logramos comprender que Dios puso en nosotros todo lo necesario para vivir y experimentar la grandiosidad de nuestra vida en este planeta. Ponte a analizar las razones por las cuales pierdes tú felicidad y descubrirás que siempre que la pierdes, interviene el egoísmo y que siempre tuviste la posibilidad de elegir (libre albedrío) y esta posibilidad de elegir, es la que nos permite aprender.La felicidad, es tuya, está en ti y siempre va a estar, generalmente la perdemos cuando cometemos errores, cuando tomamos decisiones equivocadas, cuando peleamos, cuando nos alejamos de nuestros seres queridos, pero hay que ser conscientes de que no somos perfectos, somos perfectibles.La felicidad no es un accesorio, viene incluida en el paquete que recibiste al momento de ser concebido y desde ese momento, comenzaste a compartirla con tus Papas. Infeliz es solo aquel que quiere serlo y al igual que el amor, la felicidad se disfruta y se goza cuando descubres que es un don para compartir.La filosofía que impera en la actualidad, es la que dice que “no puedes dar algo que no tienes”, efectivamente, no puedes dar un carro si no lo tienes, tampoco una casa o un viaje si no cuentas con el dinero pero amor y felicidad es algo que todos tenemos de sobra. 


rsegura57@gmail.com