El mismo de la otra vez

La Familia

La base de una sociedad sana y por consiguiente de un país sano, progresista, respetuoso de las leyes y de sus ciudadanos es ni más ni menos la familia por lo tanto la relación de los esposos es fundamental para que nuestro país circule por la súper carretera del progreso, unidad, disciplina, respeto y así brindar un lugar dónde la inmensa mayoría podamos explotar nuestros dones y cualidades en beneficio propio y de los demás.Desde los 6 años en que tuve consciencia de lo que era el teléfono hasta que me fui de casa de mis Papás, solo conocí dos modelos de teléfonos, ahora es común que cambiemos el teléfono celular cada año, los trabajos de la escuela los hicimos en un una máquina de escribir portátil y solo había una la cual compartíamos inclusive con amigos que no tuvieran, ahora cada miembro de la familia tiene su PC y se cambia cada cuatro años, los electrodomésticos duraban para toda la vida al igual que los automóviles, en fin, todo se hacía para durar y perdurar a través de los años.Ahora, vivimos una era en la que predomina lo desechable, pareciera que dentro de los productos desechables hemos incluido también los sentimientos.Acostumbrados a no hacer el esfuerzo por lavar un plato, esa cultura la hemos trasladado a nuestra relación de pareja, al momento en que se presentan las diferencias en nuestra relación, la primera reacción es dejarla, huir y buscar una nueva relación, lo que no tomamos en cuenta es que si no nos esforzamos y si no cuidamos nuestro matrimonio cualquier relación posterior estará destinada a fracasar porque no tenemos el hábito de luchar por ella.El mayor problema que existe entre las relaciones humanas es la falta de comunicación y la relación matrimonial, no está exenta, las razones son muchas y muy variadas y son tan simples que generalmente no les prestamos atención. El excesivo y en ocasiones obsesivocuidado hacia los hijos nos distancian, el tiempo y afecto que dedicamos a los amigos, las horas extras que pasamos trabajando para obtener “mejor calidad de vida”, el culto a la figura, al cuerpo y al individualismo que cada día toma más fuerza, la búsqueda incansable por encontrar fuera del matrimonio lo que no encuentro en el, las dificultades económicas que provocan discusiones y nos alejan.Cuál es la razón de que con el tiempo dejemos a un lado los detalles, las atenciones, las muestras de amor y cariño hacia nuestra esposa (o), solo hay una respuesta y solo hay una razón para que esto suceda, la falta de comunicación. Muchos creen que la comunicación en el matrimonio consiste en estar informados de lo que sucede en el hogar, el trabajo, la escuela de los hijos y muy pocos ponen atención a lo que verdaderamente es trascendental como los sentimientos, el tiempo que nos dedicamos, la comunicación sexual o los cambios que vamos teniendo con la edad, generalmente nos esmeramos por mantener una buena comunicación con todo mundo y la comunicación con la pareja la dejamos olvidada hasta que las pequeñas crisis y diferencias se acumulan de tal manera que explotan.Por eso, es importante que de vez en cuando recordemos quienes somos y porque en un momento de nuestras vidas decidimos vivir juntos el resto de nuestras vidas y formar una familia, es necesario contar con un programa de mantenimiento que nos permita reforzar nuestro amor, no es cuestión de aprender cosas nuevas, es más bien recordar lo que ya sabemos. El matrimonio es la base de la familia ¡CUIDALO! 


rsegura57@gmail.com