El mismo de la otra vez

¿Consejos, para qué sirven?

¿Cuál es la razón para que en nuestro sistema político se formen consejos y comités un día sí y otro también? De todos es conocido que casi a diario nacen nuevos consejos de vigilancia y transparencia, los hay en SIMAS, Obras Públicas, Vialidad, Seguridad, Hacienda, los hay para avalar licitaciones que no son licitaciones, inclusive tenemos uno que “dicen” investiga cómo se realizó el fraude de la mega-deuda, en Torreón estamos en espera de que se conforme el “Consejo de Transparencia” el cuál seguramente estará listo para el 2018. La razón es muy sencilla, por medio de estos consejos, las autoridades tratan de darle credibilidad a su administración, procuran incrustar a algunos miembros prominentes de la sociedad civil para aparentar que son “consejos” imparciales, la realidad es que los miembros que son imparciales, siempre están en desventaja numérica y su voto y protestas, nunca sirven de nada, por eso, ha llegado el momento de NO COLABORAR CON LAS AUTORIDADES hasta lograr que sus acciones sean verdaderamente transparentes y los consejos de vigilancia, no sean elegidos por las mismas autoridades.¿Por qué las autoridades promueven el trabajo en equipo e insisten en que el equipo este conformado mayoritariamente por un grupo incondicional acostumbrado a levantar el dedo cuando se lo ordenan? Por una sola razón, en la política, el trabajo en equipo te permite echarle la culpa a alguien más, siempre cuentan con una excusa y con un chivo expiatorio para cargarle las culpas y que el jefe mantenga su inocencia con el argumento de que algunos subordinados se aprovechan de su buena voluntad. (Humberto Moreira, Eduardo Olmos, Jesús Campos, por mencionar algunos).En el Consejo de Administración de SIMAS, hay varios consejeros que pertenecen a la sociedad civil, que consciente o inconscientemente se prestan para que el fraude en dicha empresa se sostenga y se mantenga a pesar de los reclamos de diferentes grupos y asociaciones y de que los problemas de desabasto continúan, es de muchos conocidos, que los grandes problemas se encuentran en los motores, las bombas y el mantenimiento del equipo y las redes de distribución, (5 pozos de 10 millones c/u) pero hasta el día de hoy, ni el gerente ni el Consejo han actuado en consecuencia. Sabemos que la nueva administración tomo a la empresa con una deuda de $440 millones, ¿a cuánto asciende en la actualidad? La pregunta viene a relación, porque una de las promesas de campaña del actual alcalde fue que en los primeros cien días de su administración, reduciría la nómina del municipio en un 25% y sabemos que mes a mes se va incrementando, solo en el mes de Junio EL INCREMENTO FUE DE 13 MILLONES DE PESOS, y las excusas del tesorero son solo eso, excusas.¿Para que sirvió el “Comité técnico” que formaron para validar la asignación directa del alumbrado público? Para nada, ninguno de sus miembros tenía los conocimientos necesarios para integrar ese comité.  Es el momento en que la sociedad civil TIENE QUE DEJAR DE COLABORAR O PARTICIPAR con estos consejos y comités, las autoridades tienen que entender que es más fácil caminar de la mano que distanciados, que el interés de la comunidad, está por encima de cualquier interés particular y de partido, ya no pueden ocultar la verdad y la verdad es esta: “En su primera sesión ordinaria de este año, celebrada a finales de marzo, el Consejo del Fondo Metropolitano autorizó la aplicación del presupuesto por 487.9 millones de pesos; cuatro meses después, el dinero no ha llegado”. No es que los recursos no lleguen, son demasiados pozos los que hay que tapar. 



rsegura57@gmail.com