El mismo de la otra vez

Confianza

¿Cómo confiar en alguien que ha hecho de la mentira y el engaño un estilo de vida? Yo por muchos años fui así, sé de qué hablo, ocasioné muchos problemas en diferentes ámbitos, perdí negocios y la confianza de mis amigos y seres queridos, ganar nuevamente su confianza no ha sido sencillo, no me han dado el beneficio de la duda, me han dicho, demuestra con hechos que has cambiado. Cambiar no es fácil, porque uno se habitúa a obrar mal y llega el momento en que actúas por reflejo o condicionado por la red de mentiras que has tejido a tu alrededor para protegerte de tú ineptitud. ¿Cómo se le puede dar el beneficio de la duda a alguien que sin pedírselo, hace promesas y compromisos y no los cumple? ¿Cómo creer en alguien que tuvo en sus manos la posibilidad de un cambio verdadero y opto por encubrir a la peor administración de la historia de Torreón y de Coahuila? ¿Por qué depositar la confianza en personas que para encubrir su ineficiencia, inoperancia, falta de honradez y transparencia, calumnian, ofenden y desprestigian a quienes no piensan igual que ellos?La confianza se gana con hechos, con obras, con congruencia en el hablar y en el actuar, corrigiendo los errores. En el gobierno, esto se logra transparentando las funciones públicas y llamando a rendir cuentas a los malos funcionarios. Pero en nuestro estado y municipio las cosas son al revés, a  ex congresistas como Shamir Fernández y Verónica Martínez, se le pretende premiar, dándoles una nueva oportunidad de repetir en el Congreso cuando ellos permitieron que se legalizara el mega fraude, a Javier Lechuga ex auditor externo de SIMAS, se le entrega la contraloría del municipio para que sea actor importante en el consejo técnico del alumbrado, y así podemos hablar de una incongruencia tras otra, de compromisos que no se cumplen y a nadie le importa la palabra empeñada en esto.Platicando con un empresario local, me decía, con respecto al asunto del alumbrado público, ¿tú crees que los bancos permitirían algún tipo de acuerdo por debajo del agua o lagunas en el contrato? Me entristece saber, que los empresarios sigan ignorantes a lo que paso con la deuda de Coahuila en dónde los bancos fueron parte esencial para que el fraude pudiera consumarse.¿Por qué depositarle mi confianza a alguien que se negó a realizar una auditoría a SIMAS argumentando que en la empresa abastecedora de agua todo estaba bajo control y en 100 días el problema de desabasto estaría resuelto? ¿En que quedó el compromiso de recarpetear la Col. Magdalenas y otras más? ¿Por qué en lugar de mostrarle a la gente un video promocional, no nos llevan al campo a ver las obras?Por ahí algunos ingenuos quieren convencer a los incrédulos que yo me opongo al progreso de Torreón, que debido a mí actitud, nunca vendrán las grandes inversiones, yo al igual que todos en Torreón, quiero y exijo  alumbrado público, agua, pavimentación, seguridad, y les guste o no, estoy haciendo mi labor, estoy haciendo lo que me corresponde, me gustaría que los empresarios hicieran su parte y dejaran de ser comparsas e hicieran valer su peso y que las autoridades, entiendan que sus sueldos salen de nuestros bolsillos, que hasta el día de hoy no hay nada por lo cual sentirnos tranquilos, al contrario sus acciones nos obligan a participar más y a estar vigilantes de sus acciones. 



rsegura57@gmail.com