El mismo de la otra vez

Cien días más

De 2007 a 2013, en Saltillo se generaron 50 mil 439 empleos, mientras que en Torreón sólo 17 mil 471, según los datos de las subdelegaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social. Por su parte, en la ciudad de Durango, se generaron en este lapso 27 mil 882, mientras que en Gómez Palacio 4 mil 760.Mientras que Saltillo cerró 2013 con 224 mil 796 plazas, Torreón cerró con 189 mil 407, es decir, una diferencia de 35 mil 389 plazas más en la capital de Coahuila que en la ciudad lagunera. Estos datos son contrastantes con el diferencial que se observaba en 2007, cuando Saltillo tenía 174 mil 357 asegurados y Torreón 171 mil 936, lo que representaba una diferencia de apenas dos mil 421 empleos. Cuando yo leo estas noticias se me frunce todo, el corazón, el orgullo, la dignidad, mi autoestima se hace pedazos, mil preguntas se me vienen a la mente y para mi desgracia no hay respuestas, siento odio, repulsión, desánimo, incertidumbre, mi desprecio por las autoridades crece y por momentos pienso que no hay modo de que pueda haber una reconciliación o un acercamiento, sobre todo al ver el cinismo con el cual se manejan, la desfachatez con que utilizan el lenguaje y la palabra para ocultar su incapacidad, ineficiencia y complicidad para protegerse entre ellos y ocultar la realidad en la que nos encontramos.
Después del primer momento de ira y frustración, me pongo a analizar y a tratar de ordenar mis pensamientos, con desesperación comienzo a ver una realidad ineludible, ESTO QUE NOS PASA, NO ES SOLO RESPONSABILIDAD DE LAS AUTORIDADES, nuestra apatía, conformismo, la negación al participar en política y el quehacer público nos han orillado a este punto tan vergonzoso en el cuál eludimos nuestra responsabilidad, porque es más “fácil” culpar a otros de nuestra crítica situación.
Se puede hablar que la diferencia se origina porque en La Laguna “no tenemos vocación” para generar empleo en algo específico y que Saltillo se ha concentrado en el ramo automotriz, la realidad es que las autoridades de ambos estados, no quieren una Laguna fuerte, una Laguna unida, desde hace años, se trazaron un plan para restarnos autonomía, proyección nacional e internacional y nosotros ingenuamente nos dejamos conducir al “matadero”, no existen líderes opinión, a pesar de que tenemos gran cantidad de universidades no hay un liderazgo estudiantil, las diferentes cámaras empresariales se han vuelto comparsas de las autoridades, algunos de sus líderes reciben contratos y beneficios a cambio de su silencio. Esta es nuestra realidad, la situación que vivimos es compartida por lo tanto, es necesario que comprendamos cuales son nuestras responsabilidades, tenemos que comprender, que las autoridades no tienen la capacidad para sacar esto adelante, solo tienen intenciones y propuestas sin sustento que tiran al aire para tratar de ganar tiempo.
Estamos a unos cuantos días de que se cumplan los CIEN DIAS que ofreció el Alcalde Riquelme para que los ciudadanos confiáramos en su palabra y ¿Qué ha pasado? “Ya lo dice el tango “volver” de Gardel, veinte años  no son nada. Y cien días menos.  Tan es así, que el mismo Riquelme solicitó otros cien días más. Es decir, serán 200 días para cumplir con sus promesas de obras, que él mismo se impuso, pero ni con la duplicidad del término solicitado que vence el 19 de julio, será suficiente”.
Si realmente queremos generar empleos, generar mejores condiciones de vida para todos los laguneros, si queremos seguridad, transporte público de calidad, alumbrado, plazas y jardines dignos, si queremos agua potable para cien o más años, tenemos que actuar, tenemos que dejar de ser ingenuos y conformistas, ya no podemos excusarnos en la mala actuación de los gobernantes, es necesario comprender que el poder dimana del pueblo por lo tanto, en nuestras manos está el cambio que tanto necesitamos y aunque en este momento sea casi imperceptible, el cambio ya inició.


rsegura57@gmail.com