El mismo de la otra vez

Charly Brown

Hay tantas cosas que suceden diariamente y que solo necesitan de nuestra atención para observarlas y maravillarnos, tantas frases que esperan ser leídas para que sin saber realmente como, encontremos respuestas a preguntas olvidadas, hay cientos de personas que se cruzan en nuestro camino deseosas de dar y recibir, impacientes por enseñar y también por aprender.

Por momentos me parece incomprensible la cantidad de tiempo que destinamos para “vivir mejor” y más incomprensible me parece que a pesar de los esfuerzos, no logramos “vivir mejor”, en la mayoría de los casos, lo único que obtenemos son más bienes materiales que acumulamos sin saber para qué, nos proporcionan una satisfacción momentánea y pasajera que nos impulsa a querer más, a desear más para volver a acariciar el momento de alegría.

Quien, de mi época, no recuerda a Charly Brown y a Snoopy, no sé si la siguiente frase es inspiración del creador de estas caricaturas, pero la leí con una imagen de Charly: “La vida, no tiene que ser fácil, tiene que ser vivida”. 

Vivida con todo lo que esta trae y aceptarlo, es muy difícil para estas generaciones poder ver lo bueno dentro de lo malo, aprender de la caída, levantarte y continuar, ver abundancia en la escases, comprender que el fracaso es resultado de la rendición, que el éxito es de todos y se manifiesta de muchas maneras y en los momentos menos esperados, que la salud es resultado del cuidado y la consciencia de que hay límites.

La vida debe ser vivida conscientes de que el ayer es el espacio de tiempo en el cual puedo sentar las bases de mi futuro, nada más, tener presente el pasado me hace sensible a las decisiones que tomé, algunas acertadas y otras equivocadas, el futuro es solamente la esperanza que me permite vivir hoy, intentando no cometer los mismos errores.Aceptar lo vivido, me permite aprender, y el conocimiento me proporciona la certeza de que llegará el momento en que mi vida tendrá sentido, es un hecho, que conforme uno crece en edad, las necesidades económicas disminuyen porque haces conciencia de que nada de este mundo te podrás llevar, todas tus pertenencias se quedarán aquí, llegará el tiempo en que cada cosa tendrá el valor que realmente le corresponde.

La puesta del sol, la sonrisa de un niño, un paisaje nevado, alguna de las maravillas hechas por el hombre, una poesía, la luna acompañada de cientos de estrellas, un campo sembrado, flores silvestres, un concierto de Meat Loafo André Riu, el Serengueti, Iguazú, el amor de los padres hacia los hijos, el maravilloso poder de la creación, definitivamente la vida no es fácil, pero quien nos puso aquí, nos dio muchos elementos para que los momentos difíciles no sean amargos y sigamos adelante. “No hay nada malo en mí, solo que a veces me confundo”. 


rsegura57@gmail.com