El mismo de la otra vez

Capítulo 39

Uno de los problemas que ocasiona división y alejamiento entre las diferentes regiones del estado, lo cual, es promovido por las autoridades, se llama resentimiento. Durante años los encargados de llevar los destinos de nuestro estado, se han ocupado de dividirnos y distanciarnos al darle ciertos privilegios o preferencias a una región sobre las demás, yo mismo, durante muchos años estuve resentido con la ciudad de Saltillo y sus habitantes por el gran desarrollo que mostraba y el estancamiento que sufríamos en la ciudad de Torreón, las obras y las grandes inversiones extranjeras por alguna razón aterrizaban en la región sureste y para acá solo obteníamos sobras y migajas.Como lo he comentado en muchas ocasiones, una tendencia del ser humano actual, y mayormente del mexicano, es buscar culpables antes que reconocer los errores cometidos. Actualmente, me queda claro que esto que estamos viviendo, en mayor medida, se debe a la complacencia y sumisión de algunas cámaras empresariales, ya  que sus líderes han obtenido beneficios personales y para sus empresas por medio de contratos para realizar obras, proveer algún servicio, mediante  descuentos o la condonación de impuestos y obligaciones municipales o estatales. Por otro lado los habitantes de esta región, nos acostumbramos a recibir promesas de campaña, somos complacientes y negligentes a la hora de exigir lo que por derecho nos corresponde, votamos por los que nos han ahogado de compromisos que nunca cumplen, criticamos y componemos el mundo en las interminables reuniones de café y las carnes asadas pero somos incapaces de defender lo que nos corresponde.Divididos nunca lograremos nada, mientras sigamos pensando que todo lo malo que nos sucede es culpa de políticos, partidos y servidores públicos, ellos seguirán imponiendo su ley, es necesario que visualicemos y concienticemos el concepto de unidad, es cuestión de simple lógica, “los servidores públicos, aunque son muy pocos, nos dominan porque están unidos, y no solo eso, abusan de nuestra confianza porque no somos capaces de exigir TRANSPARENCIA y RENDICIÓN de CUENTAS.Si no salimos de nuestra burbuja de inconformidad pasiva, si no somos capaces de dar el brinco de habitante a ciudadano y pelear por los derechos que nos otorga nuestra constitución poniendo especial atención en el siguiente: ARTÍCULO 39. LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO, siempre seremos un pueblo dividido y sumiso sin posibilidades de desarrollar el potencial que como nación e individuos tenemos.Después de muchos años de renegar y externar mi resentimiento hacia la capital del estado y sus habitantes, hoy veo la necesidad de hacer un frente común, los ciudadanos de Saltillo, Monclova, Sabinas, Rosita, Piedras Negras, Torreón y todas las demás, buscamos lo mismo, queremos más y mejores trabajos, seguridad, servicios públicos de primer nivel y que lleguen a la gran mayoría pero esto, no lo vamos a lograr hasta que reconozcamos que la solución está en nuestras manos y en la unidad de todos los habitantes del estado.No hay que olvidar que la situación de nuestra región es más compleja por ser una zona metropolitana asentada en dos estados, en la cual, ambos gobernadores conspiran para mantenernos divididos, son incapaces de ver las enormes posibilidades de trabajar en conjunto. Inconsciente o conscientemente ellos son los principales promotores del Estado de la Laguna.


rsegura57@gmail.com