El mismo de la otra vez

Cambio de estrategia

A mí, en lo personal, después de varios años de tratar de hacer consciencia en las autoridades de que el camino del engaño, de las promesas incumplidas, mentira, corrupción e impunidad al que constantemente recurren para ocultar su falta de honradez y su nula capacidad para desempeñar los puestos públicos, me queda claro que la respuesta para cambiar el rumbo, ya no está en ellos, hace buen tiempo que perdieron la capacidad para hacerlo, la razón es muy sencilla, no están capacitados para hacerlo.Tristemente no poseen un nivel aceptable de estudios ni de educación, su concepto de lo que son servicios de calidad, prácticamente no existe, esto se debe principalmente a que para obtener un puesto importante en el servicio público no se toma en cuenta los estudios, la experiencia, la educación y mucho menos si eres honesto y estás comprometido con el bien común.Los servidores públicos aseguran que SIMAS se recuperó y que ya se trabaja normalmente, el hecho de que tenga un adeudo de más de 550 millones de pesos para ellos no significa nada, que broten aguas negras por escusados y alcantarillas es “normal”, ese es su nivel de satisfacción. Afirman que el pavimento, en general, se encuentra en buenas condiciones y van a destinar la ridícula cantidad de 8 millones de pesos para bachear, cuando lo que se requiere es pavimentar, pero el bacheo los hace sentirse cómodos, no aspiran a más. Están cambiando las lámparas pero a los postes y los brazos no les prestan atención, los dejan golpeados, ladeados como la Torre de Pisa, un brazo viendo para arriba y el otro para abajo, despintados y parchados, pero para ellos, eso está dentro de los estándares de calidad que manejan.No es necesario que el Consejo de Transparencia se reúna, porque de todos modos no tienen autoridad para hacer nada, solo sirve para cubrir un requisito administrativo. ¿Para qué sirve el Consejo de SIMAS? Únicamente para que las diferentes cámaras empresariales avalen el desorden que ahí existe.El organismo creado para transparentar la función pública, el ICAI, es un brazo más, una arma más a la cual nos tenemos que enfrentar gastando tiempo y esfuerzo sin lograr nada a cambio, es solo una extensión del burocratismo que impera en el gobierno y que nos impide avanzar.A partir de hoy nuestros señalamientos van a ir dirigidos a los consejos ciudadanos, a las cámaras empresariales y a los diferentes organismos de la sociedad civil dónde el concepto de calidad, educación, experiencia y educación es más alto, no podemos seguir conformándonos con las migajas que caen de la mesa. Queremos conocer la opinión de estas gentes así que nos acercaremos a ellos en busca de apoyo, unidad y responsabilidad.


rsegura57@gmail.com