El mismo de la otra vez

Buscar un líder o ser un líder

El viernes anterior, asistí junto con otros ciudadanos, a escuchar las propuestas de dos personas que vinieron de Monterrey de la Asociación Civil Fuerza Cívica, en lo personal, concuerdo con la mayoría de sus propuestas y es muy satisfactorio tener contacto con gente que pone su empeño y trabajo para lograr un cambio de paradigmas en base a lo que promueve a nivel nacional el Congreso Nacional Ciudadano; “Actúa local, piensa nacional”.Es por demás claro, que el sistema político mexicano está obsoleto, acabado, no fomenta la transparencia y mucho menos la rendición de cuentas, esto nos da como resultado que cada vez menos ciudadanos creen  en la posibilidad de que este sistema sea capaz de sacarnos del agujero de corrupción y mediocridad que impera entre los servidores públicos.Estoy consciente de que no todos los servidores públicos son corruptos y entiendo que algunos cuantos tienen la intención de propiciar un cambio, pero estoy convencido que esos pocos, no van a lograr influir en la abrumadora mayoría de servidores públicos de carrera acostumbrados a buscar un puesto para seguir viviendo del presupuesto, obtener grandes beneficios, trabajar muy poco y levantar el dedo cuando se les ordena.Nuestro sistema político es primordialmente, obsoleto, nuestra constitución se quedó muy corta y los remiendos, parches y adicciones que se le hacen, tienen la finalidad de beneficiar y proteger a la clase política, sindicatos y a todo aquel que les sirve para algo, tratar de cambiar esto, es como querer hacerle cambios y modificaciones a un automóvil formula 1 de 1970 y pretender que eso será suficiente para competir con los actuales, es prácticamente imposible lograrlo, por lo cual, hay que diseñar un nuevo modelo acorde a las necesidades actuales. Esto mismo tenemos que hacer con nuestro País, no podemos seguir parchándolo ni utilizar “alambre o cinta de aislar” para mantenerlo funcionando, al enfermo de cáncer, no podemos seguir dándole aspirinas para el dolor mientras esperamos a que muera.Como ciudadanos ¿Qué podemos hacer? Esta es la gran pregunta que la mayoría nos hacemos sin encontrar una respuesta que nos convenza y por eso no actuamos, pero es necesario que comprendamos que cuando se trabaja en un nuevo proyecto, lo ideal y lo importante, es innovar, es alejarte de lo establecido y experimentar, es comenzar con lo que tengas y construir sobre la marcha.Hay muchos otros que están esperando al caudillo, al líder que los guíe y muestre el camino, que se excusan en este argumento para permanecer inmóviles ante los claros abusos de nuestros servidores, a estos, el líder puede pasarles por enfrente, pero como esperan a “Superman”, no son capaces de reconocerlo y peor aún, ignoran que en cada uno de nosotros hay un líder y un caudillo esperando la oportunidad de hacerse presente.Ante esto, una cosa es clara, dejamos nuestro país en manos de los depredadores y estos, están haciendo lo mejor saben hacer, “¿Cuándo has visto que la marrana suelte la mazorca?”El camino empieza y puede ser tan largo o tan corto como nosotros queramos, hay cada vez más gente dispuesta a actuar, gente que ya no se preocupa por preguntar ¿qué puedo hacer?, simplemente hace, se organiza, denuncia, ayuda y participa, no es tiempo de buscar líderes, es tiempo de SER LÍDER. 


rsegura57@gmail.com