El mismo de la otra vez

Artículo 14

La ignorancia, la apatía, el conformismo y el poco interés que mostramos para informarnos de nuestros derechos, nos ocasiona infinidad de problemas, nos hunde en el temor y la desconfianza, perdemos el norte, nos lleva a cometer errores y a permanecer sumisos ante la prepotencia, negligencia y abuso de las autoridades, las cuales suplen su incapacidad para administrar y para brindar bienestar a los ciudadanos mediante amenazas y hostigamiento lo cual provoca distanciamiento, resentimiento y malestar ciudadano.
Cuál es la razón de quejarnos constantemente, de acusar y culpar a otros por la inseguridad, falta de oportunidades, nula transparencia y rendición de cuentas si ni siquiera sabemos nuestros derechos y obligaciones como ciudadanos. ¿Por qué nos es tan difícil entender el concepto de “la unión hace la fuerza”?
Me llama poderosamente la atención lo que sucede en estos días con los maestros en Coahuila, es verdaderamente incomprensible lo que como ciudadanos le hemos permitido al gobierno y a diferentes sindicatos y organizaciones. Beneficios que les han otorgado para controlar el voto y el respaldo, a costa de los derechos de otros. ¿Cuándo permitimos y porque, que se otorgaran beneficios como no pagar ciertos impuestos? ¿Acaso hay diferentes categorías de ciudadanos?
Lo cierto es que ante cualquier atentado en contra de sus “derechos y prestaciones” saben exactamente qué hacer y cómo reaccionar, únete, manifiéstate, ocasiona caos, no cumplas con tú trabajo.No es mi intención, juzgar a nadie, simplemente poner de manifiesto la forma en que las autoridades se aprovechan de la ignorancia de la gente para mantener el control de las masas y la forma en que las masas reaccionan, aun sin tener razón, para mantener sus “logros sindicales”.
No hay ninguna razón para que el gobierno los haya exentado del pago de impuestos, o los haya subsidiado por tanto tiempo, pero la experiencia les dice que “la unión hace la fuerza”.
¿Conoces el Artículo 14 de la Constitución Mexicana? A la letra dice; “Nadie podrá ser privado de la vida, la libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, sino mediante juicio seguido ante los tribunales previamente establecidos”. Ninguna autoridad municipal, estatal o federal, puede decomisarte tu automóvil, por ninguna causa, incluyendo el no pago de una tenencia, que no debería de existir puesto que es producto de la inoperancia e ineficiencia del gobierno, si no hay de por medio un juicio y un fallo de los tribunales establecidos. ¿Por qué las autoridades nos hostigan y amenazan con decomisarnos el automóvil? ¿Por qué no hacen lo mismo con los automóviles ilegales de organizaciones como ONAPAFA, FRIAN y otras más? Porque no conocemos nuestros derechos y no somos solidarios, no comprendemos el alcance de la frase “la unión hace la fuerza”.


rsegura57@gmail.com