El mismo de la otra vez

Amparo

El viernes 23 de Enero, recibí en mi domicilio una notificación del Juzgado Primero de Distrito de la Laguna, dicha notificación la estaba esperando desde hacía tiempo, era referente al amparo que promoví en contra de la licitación del alumbrado público. En dicha notificación, se me informaba la sentencia a favor de las autoridades y los motivos por los cuáles el Juez consideró improcedente la solicitud de amparo.Como siempre, no me voy a escapar de los recordatorios que muchos me hicieron de que “no se iba a lograr absolutamente nada”, “que era tiempo perdido” y que lo único que lograría era “darme de topes en la cabeza”. A todos estos “sabelotodos, conformistas y profetas” es necesario decirles que están completamente equivocados porque en todo este asunto, aunque la meta era ganar el amparo, en el camino logré aprender muchas cosas, aprendí sobre el derecho que tengo de ampararme cuando algo no me parece correcto, no siempre se gana, aprendí sobre la ley de amparo, de Jueces, secretarios y personal de los juzgados, aprendí de abogados y de argucias que utilizan para lograr lo que se proponen y de cómo las autoridades aprovechan el poder que les hemos otorgado en nuestra contra.Por lo que yo puedo entender, el amparo no se concedió, “porque mis intereses, no son los intereses de la mayoría” o lo que es lo mismo, “uno solo no cuenta para nada”. Confirmé también lo mucho que nos afecta la desunión y la poca solidaridad que tenemos al momento de apoyar causas justas y nobles que nos beneficiarían a la gran mayoría, a pesar de platicar con diferentes asociaciones, cámaras empresariales y de comercio, no hubo respuesta, todos estaban indignados, molestos y frustrados pero la respuesta no paso de eso, generalmente no damos el paso que nos lleve a la acción.Hasta dónde sé, aún hay tres amparos vigentes, espero que los jueces encargados sean más conscientes al momento de dar su veredicto y se logre revertir este fraude.En lo personal, me siento satisfecho, no tanto por lo logrado en cuanto a la sentencia, sino porque si en algún momento, se presenta nuevamente la oportunidad de actuar a favor de la ciudad, lo haré con mayor experiencia y con más conocimientos, desde hoy, las autoridades saben que no están solas y que no podrán realizar más operaciones a espaldas de una ciudadanía cada vez más consciente y responsable del papel que le corresponde tomar en la política de su municipio, estado y país. Por último, quiero agradecer a quienes me apoyaron en la cuestión legal, también conocí gente dispuesta a compartir sus conocimientos sin esperar una retribución a cambio. 


rsegura57@gmail.com