El mismo de la otra vez

Administrar la riqueza

Hay cosas que en verdad están completamente fuera de mi comprensión, especialmente cuando de servidores públicos se trata, tenemos cuatro meses escuchando por todos los medios de difusión la inmensa cantidad de recursos con los que vamos a contar este año, pareciera que, como alguna vez lo dijo triunfante y desafiante José López Portillo, “tendríamos que aprender a administrar la riqueza”. Se hicieron grandes compromisos de pre-campaña, campaña y de post-campaña, las grandes obras no iban a parar, pavimentación, alumbrado, parques ecológicos, y muchas otras cosas más, ahora hasta nos ofrecen un teleférico.
¿Qué se ha cumplido realmente? ¿Exactamente en dónde nos encontramos? Por algunas de las principales avenidas de la ciudad, han aparecido unos espectaculares que dicen: “Informe 100 días de gobierno. Mejoramiento urbano, más de 25 millones de inversión”. ¿En 100 días 25 millones de inversión? Por si te da flojera hacer números esto representa una inversión diaria de 250 mil pesos en INVERSION PUBLICA, solo para que puedas dimensionar este fracaso, en ese mismo lapso de tiempo, se gastaron 123 MILLONES de pesos en la nómina del municipio, SEIS VECES MAS QUE LO INVERTIDO.
Es preciso recordar que desde antes de tomar el poder la actual administración, habló de tener un presupuesto para este año de MIL OCHOSCIENTOS MILLONES de pesos, o sea CIENTO CINCUENTA MILLONES mensuales, en cien días serían CUATROCIENTOS CINCUENTA MILLONES de los cuales CIENTO VEINTITRES MILLONES ya se gastaron en nóminas. ¿Dónde están los TRESCIENTOS SETENTA MILLONES restantes? Sobre todo cuando al inicio de la administración, debería de notarse el cambio y la inversión debiera de ser espectacular, constante y transparente para borrar la imagen que tenemos grabada de administraciones anteriores.
Otro de los grandes compromisos de la actual administración, fue reducir la nómina un 25% lo cual no ha ocurrido, en realidad ha aumentado y hay muchos puntos por aclarar en las cuentas que presento el Tesorero, sobre todo en lo que respecta a la nómina de personas que cobran por “honorarios”.
Es más, yo puedo entender la necedad y la necesidad de los servidores públicos por promocionar su imagen y las pocas obras y acciones que pueden realizar, sobre todo cuando cargan tanto lastre, lo que no puedo entender es cómo hay gente estudiada, inteligente y pensante que todavía se pregunta si las cosas se están haciendo mejor, superar a la pasada administración no tiene chiste, pero si estamos basando nuestras expectativas en eso, vamos a terminar en el mismo lugar en el que comenzamos, hundidos en las promesas y las miserias.
Hoy nuevamente se retrasa la licitación del alumbrado público, lo que en tiempos de campaña iba a estar resuelto en los primeros cien días, ahora nos dicen que para fines de año, ¿Por qué no previeron todos estos inconvenientes que se han presentado? Porque no tienen un proyecto, no hay un plan de trabajo a seguir, todo se hace sobre la marcha y por eso las cosas no caminan adecuadamente, solicita un plan de trabajo o el proyecto a cada una de las dependencias y te van a responder con cara de “¿Qué es eso?”
El cuento de nunca acabar en la carretera Torreón-San Pedro, dos accidentes más, ¿alguien me puede decir cuando entra en funciones el teleférico?


rsegura57@gmail.com