El mismo de la otra vez

Actitud

No es tu APTITUD, sino tu ACTITUD, lo que determina tu ALTITUD.  Anónimo  Yo tuve muchas aptitudes en mi infancia,  en mi adolescencia, inclusive actualmente soy muy apto para muchas cosas, y no porque haya trabajado mucho para serlo, sino porque todos venimos a este mundo bien equipados. Desafortunadamente para muchos de nosotros, nuestra actitud va mermando nuestra aptitud para enfrentarnos a la vida y eso interfiere con nuestra altitud. Yo por ejemplo, podía practicar casi cualquier deporte y hacerlo bien, nunca fui un cerebrito en la escuela, pero sacar ocho de promedio, nunca me costó trabajo, hacer amigos y ser apreciado parecía que era algo natural, de hecho lo es en todos nosotros, y es aquí donde interviene la actitud, la actitud que tenga para desarrollar mis aptitudes y los dones con los cuales  vengo equipado desde el inicio, es lo que va a marcará el rumbo de mi vida. Yo he batallado con algunas actitudes que dieron al traste con todo lo que yo había pensado que sería mi vida.Durante los primeros años de mi matrimonio tuve una pésima actitud de autosuficiencia, el típico así soy, si no te gusta ni modo, no necesito de nadie, soy capaz de cualquier cosa si me lo propongo simplemente porque lo merezco. Era inexperto, un novato enfrentando el mundo sin las herramientas adecuadas, pensando que lo podría hacer solo, que pedir ayuda era para los débiles y yo no era débil, con el tiempo descubrí, que esa actitud que tomaba, era para cubrir mis inseguridades, debilidades y temores.Esta actitud me encamino a una aún más destructiva, al darme cuenta de que mi vida se complicaba y no sabía ni podía  resolver los obstáculos que se me presentaban, caí en la desesperación, me recriminaba mi incapacidad para solucionar los problemas, comencé a pensar que el mundo estaba conspirando en mí contra, que me tenían envidia, culpaba a todos de mis fracasos y finalmente tome el papel de víctima el cual explote durante buen tiempo, mi autoestima estaba por los suelos, mi inseguridad era total, todo me daba miedo, estaba incapacitado para actuar, necesitaba un cambio. Brincaba constantemente de trabajo, quería dejar la ciudad, los amigos, me sentía avergonzado por mis fracasos, en ese momento no comprendía que el cambio que yo necesitaba era un cambio de ACTITUD.Buscando, por fin se presentó el cambio de actitud. ¿Cómo? Exactamente no lo sé, seguramente Dios se cansó de escuchar mis lamentos suplicando que acabara con mi vida, deje de culpar a los demás por mis fracasos, pedí ayuda, me propuse que desde ese momento  viviría para dar y compartir lo que tan generosamente me habían dado mis Papas, hermanos, familiares, amigos, mi grupo, y sobre todo Dios, mi esposa y mis hijos. Esta es parte de mi historia, cada uno tenemos la nuestra, cada uno de nosotros enfrentamos nuestros problemas y demonios, por eso es importante tener en cuenta que “No es tu APTITUD, si no tu ACTITUD, lo que determina tu ALTITUD”. “El mayor de todos los errores estriba en no hacer nada porque sólo puedes hacer poco”. S. Smith“Lo que hagas será insignificante, pero es muy importante que lo hagas”.  Mahatma Ghandi“Cada momento es especial para quien tiene la visión de reconocerlo como tal,los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego”.   Proverbio árabe 


rsegura57@gmail.com