El mismo de la otra vez

Abuela y bisnieta

Tener una nieta, es maravilloso, te renueva, te inspira, te llena de vida, te recuerda que todavía hay tiempo para crecer, aprender, para realizar sueños y proyectos que por alguna razón se quedaron en el cajón en espera del momento adecuado para realizarlos.

Ser abuelo te permite, desde otra perspectiva, ver la grandiosidad del ser humano y comprobar que somos seres únicos e irrepetibles.Mi nieta va a cumplir dos años en agosto, ver su progreso y desarrollo ha sido muy especial, me maravillan sus deditos, sus piernas y brazos, su cara y sus ojos, sus expresiones de asombro y los movimientos descoordinados, sus berrinches y la manera en que constantemente te dice “aquí estoy”, necesito de ti.Mi Mamá, pasa de los ochenta, tiene Alzheimer, Es una enfermedad muy reveladora, para muchos, muy cruel por la gran cantidad de cuidados que demanda y por la pérdida de consciencia de quien la padece, al punto de no poder valerse por sí mismo y no saber, ya no quien es, sino que es.

En esta etapa del Alzheimer de mi Mamá, me llama mucho la atención, la forma tan similar en la que actúan ella y mi nieta, pareciera que están en la misma etapa de aprendizaje aunque una va de entrada y la otra de salida, la primera empieza a darnos tantas alegrías, y mi Mamá, que parece no cansarse nunca de regalar momentos alegres y divertidos a pesar de sus limitaciones. No están en paz por más de dos minutos, reclaman atención total, pero a cambio de ella nos obsequian instantes inolvidables.Me encanta ver como se procuran atención, si mi Mamá se levanta, Nerea está atenta para darle la mano y acompañarla a donde vaya, si le das algo de comer, inmediatamente le ofrece y le comparte.

Nerea obtiene lo mismo de parte de mi Mamá. Actualmente es muy difícil verla sonreír, pero cuando ve a Nerea, a Alex, o en general a cualquier niño, le provocan inmensa alegría y se identifica fácilmente con ellos, los agarra y no los quiere soltar,en ocasiones se los quiere llevar para su casa, le cuesta trabajo desprenderse de ellos.

Hay muchas razones para cuestionar la vida en este planeta, unas de ellas, son las enfermedades, generalmente, son cosas que no entendemos en el momento, que nos ocasionan incertidumbre, disgustos y perdida de fe, pero que con el tiempo se hace visible y comprensible el propósito de esos eventos, hay que ser conscientes, que la vida de cada quien, se va formando por momentos oscuros, de tristeza y dolor, incredulidad y desesperación, pero también de paz y tranquilidad, de luz, comprensión y amor.

A todos los momentos de tú vida, hay posibilidades de sacarles provecho, si estás dispuesto a hacerlo. 


rsegura57@gmail.com