Sentido común

Las lecciones de la elección

La maquinaria del PRI en Hidalgo sigue vigente: de nuevo arrasó con las diputaciones federales en los siete distritos electorales que componen al estado de Hidalgo, y Ricardo Crespo, el dirigente estatal de los tricolores se encumbra como un político certero a la hora de los comicios, de ahí que posiblemente lo veamos como candidato en la siguiente contienda electoral de 2016 o en algún puesto de importancia. Por lo pronto, Crespo ya cumplió la encomienda.

Sin embargo, el verdadero mensaje electoral no es el carro completo del PRI, pues como bien dijo el presidente nacional del INE, Lorenzo Córdova, esta elección resultó histórica en todo el país, y el estado de Hidalgo no fue la excepción, pues la novedad se centra en el posicionamiento de los recién conformados partidos políticos.

En el distrito de Pachuca, el candidato independiente, Antonio Mota, quien ha sido ligado a la universidad estatal, fue el que más votos obtuvo, solo detrás del Revolucionario Institucional, colocándose como segunda fuerza, algo histórico para ser el primer candidato sin partido que compite en una elección, en donde la tradición hidalguense marca el partidismo como ente primordial de la política. Este es un mensaje político rumbo a los comicios del próximo año en el que se elegirá al nuevo gobernador hidalguense, diputados locales y 84 presidentes municipales. ¿Cuántos independientes más habrán de salir?

El Partido Encuentro Social es uno de los partidos que mayor posicionamiento logró para ser la primera elección en la que participa, pues Natividad Castrejón, como guía espiritual de los candidatos reciclados, principalmente del PRI, supo ganarse la confianza del electorado en varios distritos, pero el que más interesante resulta es el de Huejutla, donde el candidato Daniel Andrade peleó al tú por tú la diputación, aunque al final no le alcanzó, pero puede ser un buen parámetro para medirse en la siguiente contienda electoral.

En lo que respecta a Movimiento Ciudadano, PT y Partido Humanista, digamos que sólo fue una aventura electoral, pues de la elección no sacaron ni el respeto del electorado, mientras que Morena logró posicionarse solo en el distrito de Tula y no en Ixmiquilpan, como estimaban. Y los demás partidos, ahí seguirán, chupando recursos.

Por otra parte, el fantasma del abstencionismo se volvió a hacer presente en prácticamente todo el territorio estatal, pero más en el distrito de Tulancingo, en donde hasta la media noche de ayer, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) reportaba una participación de apenas el 36 por ciento. Caso contrario, en el distrito de Huejutla, uno de los más pobres y rezagados del estado, tuvo la cifra más alta de participación social, con casi el 60 por ciento. El abstencionismo en Hidalgo sigue siendo el principal enemigo a vencer, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

http://twitter.com/Xoconoxtle