Sentido común

Los jóvenes del PAN

La situación al interior del Partido Acción Nacional representa una de las peores crisis que ha sufrido el instituto político desde el fin del Calderonato, pues a partir de que regresó el PRI a Los Pinos el partido blanquiazul ha ido en picada, situación que han aprovechado los tricolores para consolidarse en el gobierno federal, a pesar de las críticas hacia la cúpula del poder en el país.

Con la salida de Gustavo Madero de la dirigencia nacional del PAN se cierra el ciclo de los resquicios que todavía olían y sabían a Felipe Calderón, pues la mala imagen que dejó al final de su mandato en el sexenio anterior terminó por cercenar la poca confiabilidad que tenían hacia los panistas, y por el contrario, con la llegada de Ricardo Anaya, primero como coordinador de la bancada blanquiazul en San Lázaro y ahora como dirigente de Acción Nacional, los panistas intentan darse un respiro y una nueva oportunidad para recuperar la confianza de la gente, pero para ello primero tienen que amarrar la confianza en ellos mismos para poder enfrentar un proceso electoral ante la fuerza que gana el PRI todos los días gracias a las políticas de desarrollo social que implementa en todo el país.

El mensaje para los panistas en las dirigencias estatales es que todo lo que tenga etiqueta de Felipe Calderón debe ser vetado del PAN y en Hidalgo la militancia entendió muy bien el mensaje, pues la actual dirigencia estatal, comandada por el ex alcalde de Tezontepec de Aldama, Asael Hernández, representa lo que el CEN del PAN pide: rostros nuevos, jóvenes, con ímpetu y que tengan algo más que ofrecer en el actual proceso electoral; vamos, que no sean los candidatos ya conocidos pero que no han ganado elecciones.

Los jóvenes panistas podrían en esta elección forjarse como nuevos valores electorales, acompañados por la experiencia de los viejos militantes que ya han tenido a su cargo la operación política de varias elecciones, lo que podría resultar una mezcla interesante para este proceso electoral; sin embargo, como en todos los partidos políticos los intereses personales y de grupos ciegan el beneficio conjunto que se podría lograr de remar todos juntos.

En el PAN Hidalgo hay nueva caras que podrían dar una buena pelea en las elecciones a diputados federales bajo el mando de Asael Hernández y dejar de ser la cuarta fuerza política que actualmente es en el estado. El ejército priista desde todas sus trincheras ya está listo y preparado para dar los primeros embates, mientras los demás partidos políticos apenas se están poniendo de acuerdo en cómo avanzar en unidad, lo que representa una clara desventaja, pues el que pega primero, pega más fuerte, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle