Sentido común

Qué fácil se deslindó Aguirre

Entre más pasan los días, las autoridades de la PGR menos resultados tienen sobre los 43 normalistas desaparecidos y la crisis en Guerrero aumenta, contagiando a estudiantes universitarios de todos los estados y de otros países del mundo quienes a todas luces han mostrado su repudio a los crímenes de estado contra estudiantes y que hasta el día de hoy siguen impunes.

Por supuesto que la salida del hoy ex gobernador Ángel Aguirre no resuelve en nada la crisis de gobernabilidad que se vive en Guerrero, al contrario, su salida solo pone más en duda la capacidad de los poderes del estado mexicano para dejar impunes los crímenes y corruptelas de un gobernador. A Ángel Aguirre le hicieron un favor con quitarlo de la gubernatura. Qué fácil es deslindarse de un grave problema que él mismo propició con el abandono a su suerte de estudiantes normalistas rurales quienes lo único que pedían (y siguen pidiendo) eran condiciones dignas para continuar sus estudios. ¿Era mucho pedir?

El gobernador Aguirre propició la grave crisis en Guerrero debido a que a pesar de que sabía que el crimen organizado prácticamente gobierna en varios municipios de Guerrero, los dejó como si nada pasara, como si fuera algo tan normal. Ángel Aguirre no puede solo ser quitado de en medio para “favorecer el clima político” y no entorpecer las investigaciones. El ahora ex gobernador de Guerrero debe ser llamado a cuentas ante las autoridades federales, debe ser investigado y pagar por todos los delitos que a pesar de que los conocía, los dejó que pasaran. Eso es un delito, y grave.

A la silla de gobernador en Guerrero llegará otra persona, hombre o mujer, del PRD o del PRI, no importa, porque mientras se siga con la misma línea de gobierno las cosas seguirán como hasta ahora. Mientras se continúe con el mismo sistema de gobierno nada cambiará, solo las personas que llegan al poder, se enriquecen y se van, mientras el pueblo siguen en las mismas condiciones de miseria, en el sótano de la pobreza en el país.

Entonces, ¿cuál es el futuro para Aguirre? Ayer los diputados de Guerrero aprobaron la licencia al cargo que solicitó el ahora ex gobernador, aunque lo único que no dijeron es si esta licencia es definitiva o temporal, lo que hace pensar que en cuanto terminen las investigaciones en torno a la desaparición de los 43 normalistas Aguirre podría regresar como gobernador. Mientras se enterará de cómo van las indagatorias a través de los periódicos o de la televisión en la comodidad de su hogar, sin ninguna responsabilidad que lo adhiera al caso. Aunque ya de compromiso, Aguirre dijo que estará al pendiente para asumir cualquier consecuencia hacia su persona. ¿Le cree?

La salida de Aguirre es un buen paso para resolver el crimen, pero mientras los propios gobernantes queden impunes ante una evidente responsabilidad, la crisis de gobernabilidad en Guerrero y en cualquier estado será el pan de cada día en México, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle