Sentido común

El error del alcalde de Pachuca

Todo comenzó el 19 de julio de 2012, cuando 72 trabajadores del departamento de Limpia del ayuntamiento de Pachuca fueron despedidos; solo 36 de estos, a través de su sindicato interpusieron una demanda laboral en contra del municipio por supuesto despido injustificado, de la cual no fueron favorecidos, ya que bajo el expediente con número 352/2012 del Tribunal de Arbitraje en el estado, el 9 de agosto de 2013 resolvió que el despido de los trabajadores fue justificado, por lo que absolvió al ayuntamiento capitalino de reinstalarlos en sus puestos de trabajo.

Fue entonces como el sindicato y los ex trabajadores recurrieron ante el Segundo Tribunal Colegiado del Vigésimo Noveno Circuito de la Federación, en donde interpusieron un amparo con el número 927/2013, y el 17 de enero, dicho órgano federal dictó una resolución en la que ampara y protege a los trabajadores afectados, por lo que ordenó al ayuntamiento capitalino a reinstalar a los trabajadores.

Teniendo a las autoridades federales a su favor, los trabajadores sintieron que el problema se había resuelto; sin embargo, el Tribunal de Arbitraje estatal dictó una nueva resolución el 7 de febrero de este año, en donde nuevamente favoreció al municipio de Pachuca, al resolver que el despido fue justificado y que el ayuntamiento no tenía la obligación de restituir a los ex trabajadores de todos sus derechos que les fueron arrebatados.

Pese a la negativa de las autoridades del estado, nuevamente el Segundo Tribunal Colegiado ordenó al Tribunal de Arbitraje estatal a que se ajuste a los lineamientos señalados en el amparo, que pide restituir a los trabajadores en sus puestos de trabajo y pagar salarios caídos, y por si fuera poco, notificó a la titular del Tribunal de Arbitraje del estado, María Esther Trejo Hernández de que si no resolvía a favor de los trabajadores, el Tribunal Colegiado enviaría el caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación con una solicitud de destitución del cargo de la funcionaria estatal, por desacato a una orden federal.

Ante dicha advertencia, el pasado 6 de marzo, el Tribunal de Arbitraje en el estado concluyó que el despido fue injustificado, por lo que ordena al ayuntamiento reinstalara los trabajadores en sus puestos de trabajo y pagarles todas sus prestaciones contractuales, incrementos salariales y salarios caídos.

Ahora lo único que queda es que el alcalde de Pachuca, Eleazar García, rectifique y reinstale a los 36 trabajadores que no tuvieron la culpa de que a las autoridades municipales se les ocurriera concesionar el servicio de recolección de basura. Aunque políticamente la situación se vería como un fracaso de la administración, lo que verdaderamente importa es cómo ve la población a los gobernantes y mientras este acepte con humildad su error, se puede hablar de una persona que le interesan los problemas de la gente que, a principio de cuentas, para eso fue elegido, y eso déjeme le digo, es sentido común.

http://twitter.com/Xoconoxtle