Sentido común

La agenda metropolitana sí es un reto

Que el Gobierno de Hidalgo sea el coordinador de la agenda metropolitana para los estados del centro del país y el Distrito Federal no es cualquier cosa, representa sin duda un reto que debe ser visto como una oportunidad para aprovechar favorecedora situación geográfica del estado para con sus vecinos, lo que podría generar un desarrollo económico a la par de otros estados con mejores condiciones económicas, sociales y de seguridad, principalmente.

El nuevo compromiso que se ha echado a cuestas el gobernador Francisco Olvera debe ser una oportunidad inmejorable para reforzar los planes de trabajo que tiene el propio gobierno estatal y adaptarlos a las necesidades de una zona metropolitana creciente que cada día adquiere nuevas necesidades que los gobiernos de los estados participantes no tenían contempladas, pero que la sociedad, en su afán de contar con mejores lugares para vivir, con todos los servicios, empleo, seguridad y un mejor nivel económico, exige en espacios cada vez más reducidos, pero con una buena planeación se puede lograr un mejor nivel de vida para todos.

Uno de los mayores retos, no sólo para el gobernador de Hidalgo, sino para los de los demás estados es la seguridad pública y la procuración de justicia. A partir de esta agenda metropolitana ya no son tiempos, considero, de echarse la bolita entre estados, respecto a si los delincuentes son de una u otra entidad pero que delinquen en el estado vecino, que si somos tiradero de cadáveres o si la mayoría de delincuentes provienen de otros estados y que aquí no pasa nada.

A partir de esta agenda metropolitana se deben asumir con bastante responsabilidad las carencias y los aciertos, porque solo de esta manera es como se puede llegar a mejores acuerdos que incidan en mejores leyes homologadas para una mejor convivencia entres los estados que integran la zona metropolitana. Ya no son tiempos de ocultar cifras ni hechos, sino de poner el trabajo que se ha hecho y el que no, de saber cómo lo hace cada uno y a partir de eso generar el consenso que lleve a una agenda común entre los estados.

A pesar de la autonomía de cada entidad, lo que pase en una entidad, debe incidir en las demás, sea bueno o malo, porque solo asó se puede hablar de una auténtica homologación en rubros como desarrollo económico, vivienda digna, seguridad, medio ambiente, movilidad, entre otros temas de importancia.

La clave para que los estados que integran la zona metropolitana tengan un verdadero crecimiento es dejar de verlos como “la provincia” o los que intentan “llegar a ser” como el Distrito Federal, como referente de ciudad progresista y de desarrollo, pues mientras no se integren todas las entidades en un mismo rumbo de crecimiento, podrá haber muchos foros, pero nulo desarrollo, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

twitter @Xoconoxtle