Sentido común

¿Turismo en Pachuca?

Como cada periodo vacacional que se acerca, en nuestro estado las autoridades dedicadas a este rubro al menos en teoría o por nombramiento buscan mantener a Hidalgo dentro de los destinos turísticos más importantes del país; sin embargo, sigue siendo una de las áreas a las que menos presupuesto se le asigna y por consiguiente, menos recursos tiene para operar campañas de difusión masiva, lo que conlleva a que Hidalgo siga siendo un estado de paso rumbo las zonas costeras, principalmente de los habitantes del Estado de México y el Distrito Federal.

Pese a los esfuerzos en materia de Turismo que se han hecho por viralizar los puntos turísticos más destacados del estado, los balnearios y pueblos mágicos son la visita obligada de quienes visitan el estado, aunque el problema es que los empresarios no ofrecen algo más que haga que los visitantes se queden uno o dos días más para visitar y conocer otros puntos.

Pachuca no se queda atrás en cuestión de esfuerzos para atraer al turismo, pues lo único que se conoce al exterior de la ciudad es su reloj monumental, que por ahora solo se pude ver de lejos y la mitad porque la Plaza Independencia está en remodelación y los pastes, que son visita y alimento obligado para quien por alguna razón hace parada en la capital hidalguense.

Precisamente para este periodo vacacional que ya está en marcha, la dirección de Turismo municipal anunció un programa turístico para quienes visiten la ciudad durante la Semana Santa, pues además de los recorridos que ya se hacen por costumbre a diferentes puntos de la ciudad, ahora pretenden acercar a los niños a que conozcan actividades y lugares que ellos pueden disfrutar, además de recorridos nocturnos; sin embargo, todavía falta mucha infraestructura y sobre todo coordinación con los empresarios y prestadores de servicios para que Pachuca puedan ofrecer otras actividades, pues la principal demanda de un turista que visita una ciudad es la alimentación y la diversión, cosas que en Pachuca todavía no se ofrecen, pues a las 10 de la noche, en cualquier día de la semana solo hay los dos o tres mismos lugares de siempre para salir a cenar o tomar alguna bebida, eso, sin contar que el pleno centro de la ciudad está completamente desierto.

Aunque las autoridades municipales y estatales estén optimistas en que poco a poco se van a ir generando espacios para ofrecer a los visitantes, también es cierto que todavía hay un cierto temor a que de alguna manera se pueda quitar el mote a Pachuca de una “ciudad tranquila”, donde no pasa nada después de las 10 de la noche; sin embargo, si se le quiere dar mayor presencia turística a la capital, hace falta atreverse a detonar las actividades que todavía son un mito en la ciudad, como las nocturnas, pues mientras se siga evitando el turismo nocturno, Pachuca continuará siendo ciudad de paso, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle