Sentido común

Transporte de primera, salarios de tercera

El proyecto del Tuzobús en Pachuca, una de las obras con las que pretende pasar a la historia el gobernador del estado, Francisco Olvera, ha tenido desde que comenzó su construcción, voces a favor y en contra desde las distintas expresiones civiles, académicas, empresariales y demás estratos de la sociedad, quienes han externado sus opiniones e incluso sugerencias de cómo podría operar mejor el servicio de transporte masivo que el gobierno busca poner en funcionamiento durante los primeros meses del siguiente año.

Apenas en la semana que pasó, el gobernador anunció que el costo del pasaje (por un viaje) del Tuzobús costaría entre ocho y ocho pesos con 50 centavos, además de unos tres o cuatro pesos extra por el viaje del interior de las colonias a alguna de las estaciones para tomar el Tuzobús sobre el bulevar Felipe Ángeles, lo que elevaría el costo de cada persona y por un solo viaje (digamos en caso de que tomáramos como referencia los valores más bajos) 11.50 centavos, que sería casi el doble de lo que actualmente se paga por un viaje al centro, desde cualquier colonia de Pachuca al centro histórico de la ciudad.

Pese a que la idea la han defendido por los argumentos de que será un transporte moderno, ágil y sobre todo con seguridad y choferes completamente capacitados, la población de Pachuca no está en condiciones de pagar por un pasaje de más de diez pesos, pues el costo equivale a como si estuviéramos estado con salario mínimo equivalente a la categoría “A”, mientras que los salarios de los ciudadanos seguirían siendo de la categoría menos beneficiada, la “C”.

Supongamos que una familia de cuatro miembros que vive en el Huxmí, en donde el padre de familia, que es el único con un trabajo y que gana un salario de cuatro mil pesos mensuales, (salario muy por encima del mínimo), pretende acudir con su familia al centro de la ciudad para pasear en alguno de los parques gratuitos que existen en Pachuca, el jefe de familia tendría que desembolsar 12 pesos para ir solamente a una estación donde transbordará el Tuzobús. Luego, tendría que desembolsar otros 32 pesos para llegar al centro de Pachuca. De regreso, el padre tendría que deshacerse de la misma cantidad de dinero para llegar hasta su casa. Sumadas todas las cantidades hace un total de 88 pesos, en viaje redondo por cuatro personas, lo que equivale a casi dos salarios mínimos, según la categoría en las que se encuentra Hidalgo respecto a esta medición, que es de 63.77 pesos.

Ahora, supongamos que esta familia tendría que hacer este mismo recorrido cinco días a la semana, por cuestiones de escuela, trabajo o surtirse de despensa, la cuenta asciende a 440 pesos a la semana y en 30 días subiría como la espuma hasta 1760 pesos. Casi la mitad del sueldo (muy encima del mínimo) de una familia que percibe cuatro mil pesos al mes. En Hidalgo se podrá contar con el mejor transporte público del país, pero mientras la capacidad económica sea cada vez menor, los grandes proyectos se quedarán solo en ideales al ser incosteables para el sector meta, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle