Sentido común

Redes sociales, las otras campañas

Sin lugar a dudas las redes sociales (Feisbuc y Tuiter, especialmente) se han convertido en herramientas indispensables para generar ideas, conciencias y opiniones de quienes buscan algún cargo de elección popular. En las redes sociales hay un tipo específico de público que suele ser diferente en ideas y pensamiento, por lo que el manejo de las campañas a través de internet se da una manera más ruda, repetitiva y hasta sarcástica, como es el caso de los memes, fotomontajes y todo tipo de argucias creativas que se inventan los cibernautas para dar a conocer o exhibir a ciertos personajes de la vida política como los aspirantes a diputados federales.

Y precisamente sobre este tema, el secretario de Gobierno, Salvador Elguero Molina, emitió su opinión sobre las campañas electorales que se llevan en las redes sociales y sus consecuencias como la guerra sucia, sobre la que dijo que es prácticamente imposible controlarla o regularla, debido a que no existen a la fecha las herramientas legales para su regulación, control o en dado caso sanciones, lo que ha llevado a los partidos políticos a escudarse en este vacío legal para dar golpes o hacer afirmaciones de sus contrincantes, que en otro tipo de escenarios hasta podría llegar a tener repercusiones legales.

Las redes sociales se han convertido para los partidos políticos en aliados muy eficaces para decir lo que no se puede en la calle, en medios impresos o frente a frente; se han convertido en las perfectas maquinarias para exhibir personas y formar una idea negativa acerca de alguien, pues con la repetición de mensajes que pueden llegar no solamente a los interesados en el estado, sino a todo el país, se puede desestimar a un contrincante con algún absurdo, pero que gracias a las miles de repeticiones todos los días, ese absurdo se convierte en verdad, aunque no lo sea.

La idea del secretario de Gobierno en el estado, sobre que la llamada guerra sucia en redes es algo menor es errónea, pues a pesar de que Hidalgo todavía tiene un importante rezago en materia de acceso a internet, los usuarios de redes sociales (posibles votantes la mayoría) tienen bien definido un esquema político electoral de su región y todo el material sobre los candidatos que se genera en redes sociales tiene repercusión a la hora de estar frente a una boleta electoral.

Tal vez ha llegado el momento en el que las campañas en redes sociales deban ser reguladas y entendidas como un tipo de campaña diferente a la que hacen en la calle los candidatos, pues en un corto plazo la Internet podrá ser crucial para ganar o perder elecciones, pues no olvidemos que la caída de Hosni Mubarak, en Egipto, se debió, en gran medida, a la organización de los pobladores a través de las redes sociales. Mientras más gente haya conectada a Internet, más probabilidades tiene un candidato de ganar o perder, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle