Sentido común

Preocupa la inseguridad en Hidalgo

A pesar de que el Gobierno del Estado intenta en todas sus formas mantener en bajo perfil la situación de inseguridad que se vive en el estado, la realidad es que en la sede del gobierno estatal están muy preocupados por el incremento de delitos de alto impacto como secuestros y homicidios, aunados a los delitos comunes -que también está al alza- como robos a casa-habitación, de automóviles, de hidrocarburos, asaltos, extorsiones y fraudes.

Tras el anuncio del gobernador Francisco Olvera de blindar todas la fronteras con el Estado de México, Veracruz y San Luis Potosí, y de que en la misma semana el secretario de Gobierno, Fernando Moctezuma anunciara su ampliación con municipios que entrarán a la “nueva estrategia de seguridad” para Hidalgo (por cierto, me recordó al sexenio de Felipe Calderón), y pese a que también en este último mes se hayan adherido dos municipios más al Mando Único, se han suscitado todos los días los mismos delitos, sin que haya respuesta todavía por parte de las autoridades en la materia.

La incursión del Ejército y de la Policía Federal en zonas estratégicas del estado nos habla de la urgencia de las autoridades por retomar el control que se les ha salido de las manos, el control que dejó de ejercer la secretaría de seguridad debido a que supusieron que con la llegada del nuevo gobierno priista se iban a calmar las aguas; sin embargo, lo único que propiciaron fue que la delincuencia fuera creciendo poco a poco hasta parecer incontrolable, otra vez.

Es tal la inseguridad que se vive en el estado, que prácticamente todas las zonas en las que se divide la entidad hay preocupación: en la región de Tulancingo se han acrecentado los secuestros; en la Huasteca, de igual manera la privación ilegal de la libertad, asaltos a mano armada, robos, extorsiones; en la Tula-Tepeji, la ordeña de ductos, los robos de automóviles, el narcomenudeo, los homicidios; en la región Tizayuca, lo mismo y en la zona metropolitana los mismos delitos que todas las regiones anteriores.

Apenas en este mes se dio a conocer que mil 600 policías de todo el estado -entre mandos, estatales, ministeriales, municipales y empleados de la Procuraduría- habían reprobado los exámenes de control y confianza que aplica el gobierno federal, lo que supone que, pese a que se haga una de las mejores estrategias en materia de seguridad a nivel nacional, si no se cuenta con los elementos capacitados para llevarla a cabo, simplemente se tendrá un fracaso como el que actualmente vive la administración estatal.

La inseguridad en todo el estado es preocupante y las autoridades deben actuar de manera rápida, pero antes que otra cosa, la primer tarea que se debería emprender es hacer una limpia de los elementos que no funcionan, pues si las piezas no sirven o fallan, la maquinaria no funcionará, así la traten de limpiar todos los días, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle