Sentido común

Parquímetros en Pachuca: ¿sí o no?

Hace una semana que en el Cabildo de Pachuca aprobaron la instalación de parquímetros en ocho polígonos y la medida ya provocó la creación de por lo menos un grupo de “abogados” que está en contra de la instalación de estas máquinas reguladoras de tiempo de estacionamiento, además del colectivo “Todos somos peatón”, quienes según su cuenta de Facebook, no están en contra, pero ponen condicionantes para estar a favor.

La movilidad en el uso de los espacios públicos es el objetivo sustancial de colocar parquímetros en las zonas donde más buscan estacionamiento los ciudadanos; sin embargo, el descontento de estos radica en que cómo la presidencia municipal va a cobrar por el estacionamiento en la calle, al tratarse de un espacio público y que la gente, motivada por los usos y costumbres siempre querrá estos espacios libres; sin embargo, ante el crecimiento de la población que utiliza el automóvil para ir a cualquier parte es complicadísimo encontrar un lugar para estacionarse, por lo que los parquímetros se antojan una solución para que efectivamente haya movilidad.

Pero el problema no queda ahí solamente, hay ciertos detalles que complican que un solo reglamento abarque todas las formas de ingenio posibles que tienen las personas para adueñarse de los espacios públicos, incluidos los estacionamientos. Por ejemplo, yo me pregunto, ¿cómo le harán en Juárez o Revolución donde muchas familias tienen sus casas y su lugar de estacionamiento es la calle, en donde dejan sus autos por varias horas o todo el día y la noche?, ¿les cobrarán todo el día?; y por ejemplo, ¿en la noche funcionarán los parquímetros o cuál será el horario que regule la movilidad?; ¿qué pasará con las empresas o comercios que carecen de un lugar para estacionar sus propios autos y los dejan en la calle?, ¿tendrán otro trato o pagarán como cualquier ciudadano?; ¿con la instalación de parquímetros se acabará la costumbre de los policías de tránsito de rayonear los autos con gis con la esperanza de que alguien se pase de tiempo para quitarle una placa?, ¿o seguirán teniendo injerencia pese a que esa función la tendrá ahora una máquina?; ¿los franeleros (que por cierto están prohibidos en el bando de buen gobierno) seguirán teniendo su coto de poder en las calles para pedir dinero por “echar aguas” y apartar lugares?

Sin duda, una medida como la instalación de parquímetros, a la que no está acostumbrada la ciudadanía, causará voces en contra y a favor, pero solo será con la voluntad política de las autoridades municipales como se granjeen el reconocimiento público o el rechazo de la estrategia, que unos ven como recaudatoria y otros como una forma de hacer negocios con empresas. Estas y muchas otras dudas tendrán que ser analizadas para que la confianza ciudadana vea opacidad o transparencia en el ejercicio público, y eso, déjeme le digo, es sentido común.


twitter @Xoconoxtle