Sentido común

Pachuca sí tiene vocación turística

Las fiestas por Día de Muertos que se celebraron en todo el país representaron para muchos lugares una buena derrama económica, producto de los visitantes que buscan ser parte de las tradiciones de algunos pueblos, y nuestro estado no es ajeno a que cada vez más turistas acudan a la Huasteca hidalguense, por ejemplo, para redescubrir el ancestral Xantolo.

A pesar de la contingencia que comenzó hace varias semanas debido a un brote de cólera que al principio tomó por sorpresa a pobladores, pero más a las autoridades sanitarias del estado, los municipios que conforman la Huasteca hidalguense se vieron colmados de visitantes y de los propios pobladores que dieron rienda suelta a sus tradiciones y se quitaron el miedo que representó el cólera para esa región.

Este tipo de celebraciones son para darse cuenta que nuestro estado puede tener una vocación turística muy importante, no sólo con las tradicionales fiestas que se viven en cada región del estado, sino también para darse cuenta de la riqueza que tienen otros puntos que aún no han sido explotados, pero que con una buena estrategia pueden ser muy visitados, como sucedió en Pachuca con los recorridos guiados dentro del panteón municipal, donde incluso los propios pachuqueños descubrieron una parte de la historia de la capital que no había sido contada y mucho menos explotada.

La idea de tomar como coyuntura las celebraciones de Día de Muertos para montar un espectáculo en el que no tienes que invertir en casi nada, más que en creatividad, representa un acierto para las autoridades municipales, a quienes se les prendió el foco para realizar los recorridos por las principales tumbas de personas famosas o ilustres y al mismo tiempo dar a conocer leyendas, historias y anécdotas que jamás nadie había conocido -ni contado-, pues generalmente los visitantes del panteón van a dejar flores, permanecen en las tumbas de sus seres queridos y se van.

Tal fue el éxito de este recorrido inédito, que por cierto también fue una sorpresa para el propio ayuntamiento, que no esperaba a tantas personas, que lo llevarán a cabo durante todos los viernes de noviembre, para que más pachuqueños conozcan más del lugar en donde viven, además de darle ese toque divertido y de suspenso que atrae a más visitantes.

En el ayuntamiento ya se dieron cuenta que Pachuca sí tiene vocación turística y no solo como ciudad de paso, ya se dieron cuenta que la capital hidalguense no solamente es el Reloj monumental o los pastes, o el paso para llegar a los pueblos mágicos. Pachuca tiene mucho que ofrecer a los visitantes, solamente hace falta alguien que descubra, qué y cómo, que es lo más complicado, pero no imposible, pues cuando se tienen ideas frescas y la visión para llevar a cabo nuevos proyectos todo vuelca hacia el progreso y una forma distinta para el desarrollo, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

twitter @Xoconoxtle