Sentido común

México quiere “pan y circo”

Desde que me acuerdo, nuestros padres, hermanos mayores, abuelos y en general la gente mayor siempre se ha quejado de que los gobiernos en turno solo le dan “pan y circo” al pueblo de México. Pero pensándolo bien, con cabeza fría y de manera razonable, pareciera que eso es lo que en verdad le gusta a la mayoría de los mexicanos.

Tan es así que lo único que verdaderamente les indigna de este país es que la selección nacional de futbol no logre el tan anhelado pase al mundial de Brasil el próximo año, están tan desesperados que es de lo único que habla la gente y no es para menos, no los culpo, es la catarsis de un pueblo marginado que sólo puede o quiere tener opinión sobre quién debería ser el entrenador o quienes deberían estar en el campo de juego.

Pregunto: ¿por qué no indignarse con la educación tan mediocre que nos ofrecen los gobiernos, por qué no indignarse con los paupérrimos apoyos para los indígenas, por qué no enojarse y hacer bullicio por tanto funcionario que no sirve, por qué no enojarse por la inseguridad que se vive en todo el país?

¿Por qué no nos indignamos con lo verdaderamente importante?, ¿por qué nadie pregunta sobre las reformas que se gestan en las cámaras de diputados y senadores?

Y la respuesta es sencilla: al colectivo mexicano no le interesa en lo más mínimo entrometerse en temas que para empezar no entiende y que en segundo término no se quiere inmiscuir porque piensa que no le corresponde.

A los pocos que les interesa realmente la situación y la grave crisis social, económica y moral que se vive en el país es a un puñado de blogueros y anarquistas de las redes sociales que se la viven quejándose en feisbuc y tuiter sobre el gobierno de Peña Nieto. Que si se equivocó, que si es ignorante, que no saludó a su secretario de Gobernación, que dijo mal una palabra, en fin. No defiendo al Presidente, pero considero que desde las redes sociales, aquellos que están en contra de la forma de gobierno en México, no podrán lograr mucho o tanto como quisieran cambiar al país.

La solución para intentar cambiar desde raíz una cultura de “pan y circo” está en el núcleo familiar, desde la educación en casa y luego en la escuela. Sin embargo, y digo con tristeza que estamos inmersos en círculo vicioso que finalmente nos hace caer en lo mismo, en la misma forma de vida y en la misma catarsis que hace que el propio pueblo pida “pan y circo” para olvidar por un momento su situación marginal, de pobreza, de inequidad, de escazas oportunidades… de todo.

A los mexicanos sí les gusta “el pan y el circo”, porque es como sobrevivimos la mayoría de las personas que no estamos inmersos en grupos elitistas de poder, pues para el mexicano promedio, con que haya para comer y un poco de diversión, ya la libramos; y lo demás, es lo de menos, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

twitter @Xoconoxtle