Sentido común

Cuarto informe: aciertos y carencias

En Hidalgo, los informes de gobierno de los ejecutivos estatales, generalmente, han sido momentos de pasarela de funcionarios locales, estatales y federales, con actos públicos masivos y muy patrióticos, pero el Cuarto Informe del gobernador Francisco Olvera, que se llevó a cabo el viernes pasado, destacó por su austeridad, sin invitados especiales más que los funcionarios de su gabinete y municipales, algunos castrenses y de la academia.

El cuarto informe del gobernador se da en medio de situaciones recientes que para la opinión pública resultan poco benéficas o de nulo trabajo de gestión y negociaciones ante la federación y exhiben las carencias que nuestra entidad todavía tiene en materia de infraestructura.

Si bien es cierto que el Gobierno del Estado ha impulsado proyectos que se traducirán en beneficios de mediano plazo para la ciudadanía, como la Ciudad del Conocimiento, el Tuzobús -que a la mitad de su construcción en realidad nadie sabe a ciencia cierta cómo será su funcionamiento-, el Proyecto Platah, la inversión de empresas extranjeras para asentarse en el estado, además de los proyectos cotidianos -y obligatorios- como infraestructura carretera, puentes, caminos, programas sociales, servicios básicos en comunidades, etcétera, hay otros proyectos que no se han logrado, que han sido de mucha esperanza para las autoridades estatales, pero al final de cuentas, por el retraso en infraestructura no es posible que los mega proyectos nacionales se establezcan en la entidad, como los ya bien conocidos, aeropuerto, refinería y la planta armadora de automóviles BMW.

Durante el último año, el gobierno del estado se ha destacado por su trabajo en algunos pendientes históricos, como la situación de la educación en el estado, que aunque todavía hay muchas situaciones lamentables que tienen que atenderse, ya se comenzó por ponerle un alto al sindicato magisterial que solo se dedicaba a aprovecharse de las cuotas de los maestros. El Gobierno pretende darle un impulso a la educación en Hidalgo desde todos los frentes para legitimar unos de los rubros más importantes -sino es que el más- de cualquier gobierno: la educación. Aunque la realidad es que todavía existe un fuerte rezago en infraestructura educativa que debe atenderse de inmediato.

La construcción de varias universidades y escuelas preparatorias ha sido durante el último año una constante y qué decir de la Ciudad del Conocimiento y la Cultura, que es el alma mater de los proyectos educativos en la entidad, que aunque apenas está comenzando, lo importante es que ya arrancó.

Fuera de los mensajes políticos y el arropamiento del Congreso estatal para el gobernador, lo que en realidad se tiene que destacar son las carencias que todavía posee el estado: desde problemas históricos en el campo, seguridad pública, migración, infraestructura, educación, servicios básicos, vivienda, es lo realmente importante, y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle