Sentido común

Ambulantes dan vida a los festejos

A tan solo un día de que se celebren los 204 años de la Independencia de México en la Plaza Juárez de Pachuca, el centro histórico de la ciudad es un caos, por las obras inconclusas, el cierre de calles, pero sobre todo, por la incertidumbre de los comerciantes que históricamente se instalan cada año sobre la calle de Guerrero -la arteria principal que comunica con el escenario en donde se llevan a cabo los festejos patrio- de que este sea el primer año en que les prohíban instalarse desde la noche de hoy y hasta la madrugada del martes para vender sus productos alusivos.

Esta semana el presidente de la Comisión del Centro Histórico de la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo de Pachuca, Gustavo Ríos Rivera comentó en entrevista a una de las reporteras de MILENIO, que propuso a las autoridades municipales que este año se debería de prohibir la instalación de puestos ambulantes, con el “objetivo” de cuidar el nuevo arroyo vehicular para que no fuera maltratado y que a su vez sirviera de paso peatonal para seguridad de la propia población que acudirá a los festejos a la Plaza Juárez.

Históricamente los comerciantes establecidos sobre la calle de Guerrero han estado en contra de los ambulantes, del comercio informal que cada año se instala sobre las banquetas y el arroyo vehicular de dicha calle; sin embargo, cada año, durante los festejos patrios son ellos quienes hacen valer los verdaderos festejos, pues la mayoría de comerciantes que se instalan son personas de la misma ciudad, los vecinos de las colonias del centro que aprovechan esta oportunidad de cada año para obtener algún recurso extra para su familias, mientras que los comerciantes establecidos están todos los días sobre la arteria más comercial de la ciudad.

La propuesta del representante empresarial dista mucho de los históricos festejos que se han llevado a cabo, pues es la calle de Guerrero en donde se da la verdadera fiesta después de la ceremonia formal de El Grito, donde las familias se apretujan y recorren con alegría los puestos de toda clase de antojitos mexicanos, pero lo más importante, que se le da un respiro a la economía de las familias que con toda suerte es día de quincena, noche libre y al otro día es festivo.

Otro de los aspectos en contra de los festejos patrios es la rehabilitación de la calle de Guerrero, misma que las autoridades municipales prometieron que quedará lista en su primera fase, que abarca de la Plaza Juárez a la calle de Guzmán Mayer; sin embargo, hasta ayer, los trabajos todavía no estaba listos.

Siempre hay reacciones en contra y a favor de las acciones de gobierno, sobre todo en materia de obras e infraestructura; sin embargo, a veces las acciones de los gobiernos distan mucho de la realidad para el beneficio de las familias, que debería ser el principal objetivo de cualquier acción emprendida por cualquier autoridad y eso, déjeme le digo, es sentido común.

 

twitter @Xoconoxtle