El 'IVA Party'

La homologación del IVA en las fronteras del país, de 11 a 16 por ciento, está generando un movimiento de protesta singularmente radical: la propuesta de independizar las entidades fronterizas de la República mexicana.

La demanda empezó en Baja California como una iniciativa ocurrente y curiosa en Facebook, pero en los últimos días han surgido iniciativas similares en Chihuahua, Sonora, Nuevo León, Yucatán y hasta Jalisco, que nada tiene de fronterizo, pero ahí se sienten igualmente agraviados.

El pasado 14 de octubre, un grupo de ciudadanos bajacalifornianos descontentos con la reforma y el centralismo fiscal abrió la cuenta República de Baja California. Al día de ayer sumaba 120 mil seguidores, la mayoría de ambas entidades (norte y sur).

“Estos ciudadanos han difundido diversas imágenes y mensajes: cuentan ya con una propuesta de bandera para la nueva ‘República Independiente de Baja California. Dos estados, una península, una nación’ y con un diseño de las monedas de ‘pesos bajacalifornianos’… Los coordinadores del grupo explicaron el diseño de la bandera propuesta para la nueva ‘república’, la cual tiene franjas verticales de colores rojo, naranja y blanco y un escudo compuesto por un borrego cimarrón y una estrella: el rojo refleja ‘fuerza y pasión’, el naranja ‘abundancia y salud’, el blanco ‘respeto’, la estrella simboliza ‘creatividad y luz propia’ y el borrego cimarrón representa la ‘naturaleza única’ de esta entidad” (ADN Político, 17 de octubre 2013). Hasta su propia moneda han diseñado, con las imágenes de Ricardo Flores Magón y del padre Kino. Por supuesto, un peso bajacaliforniano equivaldría a un dólar norteamericano.

Hasta la semana pasada, las redes sociales mostraban los siguientes grupos: “La República de Nuevo Léon”, con un total de mil 402 seguidores; el “Estado Soberano de Sonora”, con 766; “República de Jalisco”, con 287; “República de Yucatán”, con 212, así como el grupo denominado “Independencia del occidente de México”, el cual contaba el 21 de octubre con 721 seguidores.

El IVA de 11 a 16 por ciento en las fronteras está resultando altamente secesionista por varios factores: encarecerá por lo menos 5 por ciento el costo de la vida a 24 millones de mexicanos, generará desempleo en el principal sector generador de empleos fronterizos, que es la industria maquiladora; causará una estampida de consumidores mexicanos al otro lado de la frontera, afectando a los comerciantes mexicanos, porque un mismo producto costará hasta 25 por ciento más caro en este lado que en el otro, por el diseño chilango del nuevo gravamen (es decir, centralista hasta la médula), y porque va en sentido contrario a la jurisprudencia que al respecto ha dictado la Suprema Corte de Justicia de la Nación a favor de un IVA diferenciado, no homologado, en las fronteras, dada la evidente asimetría económica de las regiones.

En caso de que este movimiento radical de protesta crezca, estaríamos ante el surgimiento de lo que podría llamarse el IVA Party, versión mexicana del Tea Party, donde a partir de un agravio y malestar fiscal se genera todo un movimiento de resistencia político-electoral, a tal grado de paralizar por unos días al gobierno de Obama.

Aquí no llegaría a tal extremo la fuerza de esta protesta, pero si el IVA Party crece, seguramente sí logrará castigar al gobierno y a sus partidos aliados en las próximas elecciones.

Salvajadas fiscales traen como consecuencia rupturas políticas de fondo, como esta de independizar el norte de México. La historia registra ejemplos ilustrativos. El impuesto al té en las colonias americanas está en la base de la independencia de Estados Unidos en 1789 (de aquí el nombre del Tea Party). El Bando de Independencia del cura Hidalgo proponía como segunda prioridad la abolición de los impuestos coloniales. Morelos por su parte mandató austeridad fiscal al primer gobierno independiente en Los sentimientos de la Nación.

Una sugerencia: en caso de que el IVA Party salte de las redes sociales a la plaza pública, no se les ocurra por favor enviar a la tropa a contenerlos. Los federales podrían sumarse a la causa y hasta integrar a los norteños agraviados a Estados Unidos… Remember the Álamo. Tan progresista y social que parecía esta reforma fiscal, ¿verdad?

Twitter: @ricardomonreala