Antilogia

Proyecto 2.5

Es una propuesta para planear y encauzar el crecimiento megalopolitano del Valle de México —con especial énfasis en la CdMx—, el asentamiento humano más grande del país y también uno de los mayores del mundo, con una perspectiva al 2050.

Se plantea un manejo integral de los tres recursos naturales básicos de una megalópolis: el suelo, el agua y el aire. Los tres, presionados actualmente por un crecimiento desordenado donde predominan los intereses económicos y políticos coyunturales de los actores urbanos sobre una visión y una planeación de largo alcance.

Para el uso racional del suelo, la clave es el reordenamiento sustentable de los usos urbanos en el Valle de México. Debe frenarse por igual el urbanismo depredador y el inmovilismo conservacionista. El aire debe reducir su creciente contenido contaminante mediante el uso de combustibles de mejor calidad, el fomento de vehículos híbridos y eléctricos, y el avance en la reconversión tecnológica de las fuentes contaminantes no automotrices. La provisión de agua está en su límite crítico. La recarga de los mantos, el uso de concreto ecológico en las calles, reducir el desperdicio y las fugas en la red actual, así como una revisión de los usos y patrones de consumo doméstico, industrial y de servicios actual son acciones públicas ineludibles.

El Valle de México, si bien sigue siendo la principal región geoeconómica del país, ha empezado a perder dinamismo e impulso frente a otras regiones que han apostado fuerte a clusters o nichos de la economía global: la industria aérea y automotriz en el Bajío; la tecnología médica y de telecomunicaciones en la frontera noroeste; la farmacéutica y el desarrollo de software en Juárez. El concepto clave es competitividad y el Valle de México tiene capital humano, social y financiero para ser un cluster global en la economía del conocimiento, desarrollo tecnológico, turismo, medicina, cultura y entretenimiento, entre otros rubros.

La desigualdad social, la inseguridad pública, el desempleo, la informalidad y la falta de movilidad vial están pasando su factura al Valle de México. Le restan atractivo a la inversión y le cancelan a su población mejores oportunidades de vida.

Proponemos la introducción del Ingreso Básico Ciudadano (IBC), consistente en una entrega mensual de efectivo ($2,500.00) a las personas en pobreza alimentaria y pobreza extrema, eliminando los programas sociales que no han cumplido sus objetivos o han devenido en cotos electorales o partidistas. Habría tres tipos de IBC: familiar (para mujeres cabezas de familia), juvenil (para jóvenes estudiantes) y profesional (para adultos desempleados de 40 años y más, que tengan un oficio o profesión). El IBC no sustituye los programas de seguridad social ni el salario mínimo remunerador.

El Proyecto 2.5 contempla seis rubros básicos: 1. Megalópolis en libertad (seguridad y derechos). 2. Desarrollo con equidad. 3. Valle Verde y Sustentable. 4. Ciudades para Vivir (desarrollo urbano orientado a las personas), 5. Valle de México competitivo y global (competitividad en ambiente de confianza). 6. Gobiernos sin corrupción (administración transparente y gobiernos abiertos).

Para coordinar los seis estados y los 240 municipios que integran la megalópolis del Valle de México se propone un cuarto nivel de gobierno, con funciones de coordinación, planeación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas orientadas a garantizar que el Valle de México siga siendo lo que siempre ha sido: referente nacional y mundial de una vida buena, humana y feliz en el planeta Tierra.

El texto completo se puede consultar en ricardomonreal.mx.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twiter.@ricardomonreala