Antilogia

Dos preguntas

AMLO más dos candidatos presidenciales independientes, más los que van a perder, ese es el escenario que se vislumbra desde hoy para la sucesión de 2018.

Dos preguntas recorren el país. ¿Quiénes serán los candidatos que contenderán contra Andrés Manuel López Obrador para la Presidencia de la República en 2018? ¿Quiénes serán los “candidatos independientes” para la Presidencia de México?

Son dos interrogantes que nacen de un mismo diagnóstico: este sexenio ya se acabó y hay que preparar desde ahora su relevo.

Paradójicamente, la percepción de que el sexenio fue de tres años ha sido promovida por el propio gobierno, al dar por concluido el ciclo de reformas estructurales de la primera parte y al insistir que la segunda será para “aplicar y consolidar” lo reformado. Es decir, para acostarse en la hamaca.

La propaganda del PRI en la reciente campaña también promovió esa “idea fuerza” al desaparecer de sus anuncios cualquier vinculación o promoción de la figura presidencial y exaltar exclusivamente las presuntas bondades de las reformas en la mesa y en el bolsillo de los mexicanos.

En otras palabras, al jugar en tándem con PVEM y Nueva Alianza, el gobierno y el PRI ganaron la mayoría en San Lázaro, pero a costa de perder la segunda parte del sexenio.

Esa percepción de vacío ahora está siendo ocupada por la oposición a través del lanzamiento de figuras prominentes en la vida pública como Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera y Andrés Manuel López Obrador, para la sucesión presidencial de 2018.

De las tres nominaciones la opinión pública ha tomado nota (60% lo sabe, mientras que 45% lo considera oportuno, según sondeo de BGC-Excélsior, 22 de junio), lo que ya es un indicador claro del estado de ánimo que se vive actualmente.

De las tres nominaciones, la más definida en términos de certeza política es la de AMLO, por el partido Morena. Está tan definida y avanzada, que así como Fox trató de desaforarlo en 2006 y el PRI de contenerlo en 2012, hoy el PRD busca impugnarlo por presuntos actos anticipados de campaña.

No sabemos aún si Margarita Zavala y Miguel Ángel Mancera serán los acompañantes de AMLO en la carrera presidencial, por el PAN y el PRD respectivamente. Pero ambos han deslizado también la posibilidad de ser candidatos sin partido. Esto nos lleva a la segunda pregunta: ¿quiénes serán los primeros candidatos presidenciales “independientes”?

No serán ciertamente los primeros en la historia del país (están los precedentes de José Vasconcelos, Juan Andreu Almazán y Jorge G. Castañeda), pero sí serán los primeros oficialmente reconocidos en la era de la partidocracia. Y ello le pondrá un tono y ritmo especial a la campaña presidencial del 2018.

Desde ahora es posible anticipar un escenario. Habrá por lo menos dos candidatos presidenciales independientes: uno de los poderes económicos fácticos, decepcionados de sus empleados priistas y panistas (podría ser incluso un notable empresario), y otro de la sociedad civil, decepcionados de todos los partidos (posible ex militante de alguno de los tres grandes partidos).

Los “independientes” tienen desde ahora un bono inicial de 8 a 10% de preferencia ciudadana, por el solo hecho de presentarse con esa etiqueta, y este es el aliciente más grande para levantar la mano. De allí a que alguno de ellos gane, esa es otra historia bronca.

AMLO más dos candidatos presidenciales independientes, más los que van a perder, ese es el escenario que se vislumbra desde hoy para la sucesión de 2018. Una elección donde habrá de todo, menos aburrimiento y bostezos.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

http://twitter.com/ricardomonreala