Antilogia

El pánico escénico de PRI-AN

Renny Yagosesk y definió el pánico escénico como la “respuesta sicofísica de un organismo, generalmente intensa, que surge como respuesta de pensamientos anticipatorios catastróficos sobre la situación real o imaginaria de un evento público”.

Entre los síntomas más conocidos está la alteración del ritmo cardíaco, sudoración copiosa, urgencia urinaria, defecación anticipada, confusión mental, exageración perceptiva y, a nivel mediático, spots como los del PRI y del PAN contra López Obrador.

A 19 meses de la elección presidencial, ambos partidos coinciden en manifestar una vez más su AMLOfobia anticipada. En la nueva —que no novedosa— guerra sucia ni siquiera mencionan a Morena, lo que se convierte en una alusión estricta y directamente personalizada, algo prohibido ahora por ley.

Sin embargo, AMLO no acudirá a tribunales a detener este nueva embestida, porque “entre más me golpean estos corruptos, como decía Ponciano Arriaga, más digno me siento”.

El pánico escénico suele tener efectos contraproducentes. Por ejemplo, de cada 10 spots que se transmitirán en los próximos días en radio y televisión, siete de ellos harán alusión a AMLO de manera directa o indirecta, lo cual es una exposición mediática (hammering) que no tiene ningún aspirante al 2018.

Se dirá que al final de esta espotiza el nombre de AMLO terminará muy golpeado y casi nadie se fijará en él. Sin embargo, la primera condición para que una campaña de negativos tenga efectos es que sea inédita, creíble y los emisores gocen de buena reputación.

Cuando se estrenó Chucky, fue un éxito de taquilla. Pero Chucky II y III terminaron produciendo bostezos. Decir por tercera ocasión que “AMLO es un peligro para México”, cuando el gobierno de Vicente Fox dilapidó 2 billones de pesos de excedente petroleros en una burocracia faraónica y el de Felipe Calderón arrojó más de 100 mil muertos, 25 mil desaparecidos y 300 mil desplazados por la inseguridad (un auténtico genocidio), no espanta ni a los niños.

Por el lado del PRI, convocar a AMLO a debatir contra la corrupción, el desempleo o el populismo suena a un mal chiste de Clavillazo, cuando todos los días salen a la luz pública los desfalcos, atracos, desvíos y enriquecimiento desmedido de sus gobernadores o las autoliquidaciones millonarias de su actual dirigencia; así como las cifras del desempleo y la perdida del poder adquisitivo que ha experimentado en los últimos cuatro años el ingreso de los trabajadores y el crecimiento de la pobreza extrema, entre otros factores por la devaluación, el disparo de la deuda externa y el creciente déficit público que son propios de gobiernos populistas.

Por otra parte, que PRI y PAN salgan a golpear simultáneamente a AMLO tiene la ventaja de probar que el PRIAN no es un invento o un artificio del presidente de Morena, sino una verdad comprobable, por la coincidencia de tiempo, forma y contenidos de esta nueva (que no novedosa) campaña de negativos a doble pauta.

Si el PRI y el PAN se pusieron de acuerdo para esta nueva embestida, malo. Si solo fue coincidencia en tiempo y contenidos, peor. Esto demuestra que ambos partidos cojean por el mismo lado y que además de mañas políticas, también comparten manías y tics nerviosos.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twiter.@ricardomonreala