Antilogia

Desigualdad, pobreza y violencia

La gente podrá tener trabajo, pero no le alcanza lo que gana. Podría haber más ventas de autos, pero la clase media empieza a padecer hambre.

Con solo unos días de diferencia, Oxfam y Coneval han advertido del crecimiento de la desigualdad y la pobreza en el país. La primera es una organización no gubernamental con presencia en 90 países, cuyo objetivo es “trabajar con otros para combatir la pobreza y el sufrimiento”. La segunda es una instancia gubernamental que evalúa los programas oficiales contra la pobreza.

En su informe “Desigualdad extrema en México: concentración del poder político y económico”, Oxfam señala que “Mientras la riqueza de los 4 millonarios más ricos de México representa ya el 9% del PIB mexicano, la mitad de los mexicanos permanece en pobreza. Es decir, más de 50 millones de mexicanos y mexicanas. Sin embargo, el dato llamativo es que si bien el número de los mil millonarios prácticamente se mantuvo estable en los últimos 17 años, la magnitud de sus fortunas se incrementó exponencialmente. Entre el año 2002 y hoy las cuatro principales fortunas del país han pasado a multiplicarse por cinco”.

La directora de Oxfam México, Consuelo López, al presentar el informe señaló: “Vemos con preocupación la excesiva influencia de los poderes económicos privados en la política pública, y es alarmante observar la interferencia que esto implica para el ejercicio de los derechos ciudadanos. Por ejemplo, mientras que la riqueza de los multimillonarios mexicanos se multiplica por cinco, 48% de las escuelas públicas carece de acceso a drenaje; 31% carece de acceso a agua potable; 12.8 no cuenta con baños o sanitarios; 11.2% carece de acceso a agua potable”.

Por su parte, el Coneval advierte sobre el aumento de 2 millones de nuevos pobres en los primeros dos años del actual gobierno (2013 y 2014), siendo los más afectados los sectores de clase media baja, que han descendido en sus ingresos y en su calidad de vida.

“Entre 2012 y 2014, el porcentaje de población en pobreza subió de 45.5 a 46.2 por ciento… La población en pobreza aumentó de 53.5 a 55.3 millones de personas”. El factor atenuante de este informe es que el porcentaje de la población en pobreza extrema se habría reducido en 100 mil personas: de 11.5 a 11.4 millones de personas. Un mejoralito para el cáncer social que padecemos.

En estos dos años, de acuerdo con el Coneval, la pobreza en el medio rural habría disminuido de 61.6 a 61.1 por ciento; sin embargo, en el medio urbano se incrementó en 1.1 al pasar de 40.6 a 41.7 por ciento. Otro dato significativo es que las personas pobres con alguna discapacidad aumentaron 2.9 por ciento contra 0.8 por ciento de las personas pobres sin discapacidad.

El coeficiente de Gini, que condensa el nivel de desigualdad general en un país, aumentó de 0.498 a 0.503, lo que refleja el avance de la concentración del ingreso nacional, expuesto en el reporte de Oxfam.

El avance de la pobreza en los últimos dos años tiene que ver con la pérdida real del ingreso en las familias. Esto revela que los avances en los indicadores macroeconómicos, que durante las últimas décadas ha sido el timbre de orgullo de la política económica ortodoxa, se empiezan a desgastar. La gente podrá tener trabajo, pero no le alcanza lo que gana. Podrá haber más ventas de autos, pero la clase media empieza a padecer hambre. Podrán bajar las ejecuciones, pero el caldo de cultivo de la violencia social (la pobreza, la impunidad y la corrupción) se extiende a más regiones.

En conclusión, en materia de combate a la pobreza, estamos retrocediendo y no avanzando.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

http://twitter.com/ricardomonreala