¿Cómo dijo?

Una palabra hermosa y musical

Me encanta el chiste ese de la libélula macho que desilusionado le dice a su pareja: ¿Cómo que esta noche no, mi vida? ¡Si nosotros solo vivimos 24 horas! Imagínate, ¡pobre cuate! Tener una existencia tan breve y que luego te salga la señora con que hoy no, me duele la cabeza…

La libélula es un animalito que siempre me ha llamado la atención, desde que éramos chiquillos y les decíamos caballetes.

Científica o técnicamente tenemos que decir que la libélula es un insecto de cuerpo alargado y alas estrechas y grandes. Su nombre es epiceno, lo que quiere decir que es común para ambos sexos. No hay libélulos, sino libélulas hembras y libélulas machos, como tiene que ser. Imagínese si no, ¡qué aburrida sería la vida para ellos!

La libélula vive en charcos y en la orilla de ríos y arroyos. Se caracteriza porque es carnívora y es muy voraz. A pesar de lo frágil y esbelto de su cuerpecillo, la libélula se come todo lo que puede, aunque usted, tranquilo, porque su platillo cotidiano favorito no es la carne humana sino una gran cantidad de insectos más débiles y pequeños que ellos/ellas.

Pero lo más interesante para nosotros es su nombre. Libélula es una palabra hermosa y musical, como una canción de cuna. De hecho en inglés la canción de cuna es lullaby que se pronuncia lolabay y cuando la dice  uno parece que está cantando dulcemente ¿o no? Por sus tres eles, decir libélula es como cantar alguna tonadilla: la la la.

Le decía que cuando era niño la libélula me llamaba la atención porque la imaginaba como un pequeño avioncito que vuela con movimientos rápidos y nerviosos, y siempre muy derechito.

Precisamente su nombre proviene de esa cualidad: la de volar siempre horizontalmente, porque libella en latín significa regla o nivel y se refiere a ese instrumento que usan los albañiles que tiene un tubito de vidrio con agua y una burbuja que sirve para encontrar la línea perfectamente horizontal, de manera que la pared que están construyendo no les vaya a salir chueca y luego vaya a suceder que se les caiga el edificio.

El vocablo latino libella a su vez, es un diminutivo de libra que en latín se refiere a una balanza y eso es precisamente lo que la libélula parece, una especie de balancita y si se fija usted cuando vea una volando, verá que lo hace siempre conservando la horizontal, y que casi nunca se inclina a un lado u otro como sus hermanos grandotes, los aviones que dan vuelta inclinándose dramáticamente, causando el terror de algunos de sus ocupantes sobre todo cuando son primerizos en cuanto a vuelos aéreos.

Con su figura grácil y sus dobles alas reticulares (es decir en forma de una pequeña red), con su cuerpo largo y esbelto de colores tornasolados brillantes y con sus profundos ojos enormes, la libélula ha sido inspiración de canciones, de poesías, de argumentos para películas y obras de teatro y su hechizo puede resumirse en una frase poética que alguien dijo: “Soñador es aquel que sigue confundiendo a las libélulas con hadas”.


Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com


PREGUNTA DEL PÚBLICO: En fin de año siempre asisto a la misa en compañía de mi familia y veo que la anuncian como “Misa de Gallo”. ¿Por qué Misa de Gallo?  ¿Qué tiene que ver este animal con la misa de ese día? En todo caso seria misa de pavo, si es por la cena ¿no cree? Óscar Torres Carrizales.


RESPUESTA: Es costumbre llamarle Misa de Gallo a esa misa “nocturna” porque es (o era) en la madrugada, supuestamente a la hora en que los gallos ya están despiertos y cantan anunciando la llegada del amanecer. Por la misma razón se le llama “llevar gallo” al hecho de llevar serenata.


AHORA  PREGUNTO: Cuando voy a un mercado popular y trato de comprar algo me gusta regatear el precio, o sea tratar de que me le bajen al costo de lo que quiero comprar. Eso es regatear. Pero de acuerdo con el significado original de la palabra, ¿qué es un regate?

a.- Una moneda antigua.

b.- Un corte longitudinal.

c.- Una especie de cuchillo.

d.- Un movimiento del cuerpo.


RESPUESTA. d.- Regate es un movimiento rápido que se hace hurtando el cuerpo hacia un lado u otro. En el futbol y otros deportes, el regate es una finta que hace el jugador para no dejarse arrebatar el balón.


Para terminar, enuncio la ley de la fatalidad irreversible: Después de haber guardado algo inútilmente durante años, lo tiras y no pasará una semana sin que lo necesites de verdad. ¿Cómo dijo?

Comodijo2@hotmail.com