Los delitos ambientales

La ecología es el estudio de las relaciones entre los organismos y el medio en que viven; definición que guarda una feliz correspondencia con las raíces etimológicas: El estudio de la casa. Si no comprendemos que el medio ambiente es la casa donde vivimos no podremos ser conscientes de como nuestras acciones afectan a todos los demás seres; y de lo que debemos hacer y evitar para conservar nuestro  único hogar: La Tierra. Es triste, pero la mayoría no tenemos conciencia ecológica. La contaminación de las aguas, la deforestación y el agotamiento acelerado de los mantos acuíferos avanzan impasibles, con la complicidad de las autoridades, los empresarios y pobladores contaminadores o apáticos. Son ejemplos de lo dicho, los últimos siniestros ocurridos en ríos de Sonora, Durango y Nuevo León.En México es un mal endémico la pretensión de cambiar la realidad con discursos, programas y leyes que nunca se aplican cabal y eficazmente. Eso sucede también tratándose de la conservación y remediación del medio ambiente. Se han celebrado los principales tratados, incluido el Protocolo de Kioto, y se han presentado múltiples ponencias; pero la situación empeora cada día por la inobservancia ciudadana de las leyes y la pasividad de las autoridades.  Greenpeace hizo un balance de las acciones del gobierno de Felipe Calderón en materia ambiental, cuyas conclusiones, me parece, son aplicables a todos los gobiernos, incluido el actual. Greenpeace dice que la política de Calderón fue una gran simulación, con discursos elocuentes, participaciones internacionales y derroche de recursos; pero con acciones perjudiciales como la mayor dependencia de los combustibles fósiles; el maíz transgénico que atenta contra la biodiversidad; los programas de reforestación como propaganda de gobierno y el turismo depredador.  El Código Penal Federal tipifica como delitos los hechos ocurridos en los ríos señalados. El art. 414 dispone que se impondrá una pena de 1 a 9 años de prisión y de 300 a 3,000 mil días de multa al que ilícitamente o sin aplicar las medidas de prevención o seguridad realice, ordene o autorice  actividades de producción, almacenamiento o transporte que causen daños a la calidad del agua y a los ecosistemas. Y el art. 416 dice que se impondrán iguales pena y multa  al que ilícitamente realice, autorice u ordene la descarga de contaminantes en aguas de competencia federal, y dañe la calidad del agua y los ecosistemas. Las leyes existen, pero deben dejar de ser referentes políticos y aplicarse rigurosamente para que cumplan su misión de transformar a la sociedad.